11 momentos memorables del mejor capítulo de Los Simpsons

Tema de debate, discusión y hasta peleas en los círculos de amistades fanáticas de la serie, el mejor capítulo de Los Simpsons es una incógnita, ya que hay más de 25 temporadas de capítulos para elegir y decidirse por uno.

Por Melisa Olivera


Sin embargo, intentaré demostrar que el capítulo 10 de la temporada 5 (que, por cierto, si no es la mejor temporada, le pega en el palo) ”Springfield Próspero o el problema del juego”, es el capítulo que más risas genera, y por lo tanto, el mejor logrado de toda la serie.

El argumento del capítulo consiste en la población de Springfield intentando levantar la economía de su ciudad a través del juego legalizado. El señor Burns abre un casino y Marge se vuelve adicta a las máquinas tragamonedas. A partir de esa situación la familia Simpson se ve atrapada en un disparate tras otro. A continuación, un listado con los momentos más memorables del episodio, que explican por sí solos por qué es éste el mejor de la serie:

 

1. ¡Ese es el equilátero idiota!: Homero está en el baño y encuentra los lentes de Henry Kissinger en el inodoro; para aparentar intelectualidad se los pone y exclama frente al espejo: “La suma de las raíces cuadradas de dos lados de un triángulo isósceles es igual a la raiz cuadrada del lado restante”. Un tipo le corrige desde una de las cabinas de los baños, diciéndole que en lugar del triángulo isósceles es el equilátero.

2. El obrero inválido: El Sr. Burns recuerda su infancia y en particular a un empleado irlandés de la familia al cual con su habitual crueldad él mismo deja inválido, causándole gracia en cualquier momento y lugar. “¿De qué me reía? ¡Ah sí, del obrero inválido!”

3. Britania: Burns busca un modelo y nombre para el casino que va a inaugurar, a lo que se presenta un señor británico que le muestra “Britania”, el casino con todo el sabor y glamour de las islas britanicas. Y lo mejor: camareras y cigarreras britanicas traidas de las calles de Sussex. Aparece una camarera con clarísimo aspecto inglés que dice ¿Qué les sirvo guapos?

4. Programa de concursos La Feria: Homero le enseña a jugar cartas a la bebé y le comenta a Marge que ser croupier de casino es el sueño de toda su vida. Marge le replica que su sueño era participar del programa de concursos La Feria y que lo había hecho en el ’74. A continuación se ve un flashback en el que Homero y Barney vestidos en una sola prenda ancha tocan la armónica en dicho programa, en el que según Homero duraron más que el robot que se quemó.

5. Memoria fotográfica: Homero acusa a Marge de haber hecho un escándalo contra el juego legalizado, y ella se defiende con razón, diciendo que había estado a favor. Homero, alegando memoria fotográfica, recuerda (más bien, imagina) una reunión en la que ella, con un collar de colores y pelo verde, está en cont
ra del juego. Y además de ese peculiar aspecto de Marge, Homero recuerda un viejo con bikini, un hombre con flores saliéndole de las orejas, un bebé con barba, y un cocodrilo, entre otros personajes bastante bizarros e irreales.

6. Tengo que dejar la mesa: una escena parodia a la película Rain Man en la que Homero oficia de croupier y le pide a un jugador de la mesa que “haga eso de los números otra vez”. El hombre está jugando al Black Jack y saca reiteradas veces 21, pero debe dejar  la mesa para ir a ver “el astuto”. Hom
ero le insiste en que se quede y ambos terminan enojándose y golpeándose la cabeza con sus propias manos y gritando muy cómicamente.

7. ¡Un caballo casi muerde a tu hijo Bart!: Marge está muy concentrada jugando con las tragamonedas y Maggie se pierde en el casino. Se encuentra con el tigre del circo que casi la muerde. Barney la encuentra de casualidad y se la devuelve a Marge, confundiendo a Maggie con Bart y al tigre con un caballo.

8. La cumbancha volante: Burns elabora un modelo a escala de un transporte al cual él llama “La cumbancha volante” y que volaría de Nueva York al Congo Belga en 17 minutos. Sin embargo, está convencido de que no es simplemente un modelo a escala y obliga con un revólver a Smithers a intentar subir a “La Cumbancha”.


9. El coco está en la casa: clásico de clásicos, en esta escena Lisa sueña que el Coco venía por ella y se lo cuenta a Homero. Marge está ausente en la casa y por lo tanto éste se comporta como un idiota y se atrinchera con los hijos y con una escopeta en la habitación matrimonial por miedo a que el Coco esté en la casa.

10. Le rompiste una promesa a tu hija: le prometiste ayudarla con su disfraz. La hiciste llorar, y yo lloré, y Maggie rió, todo fue una confusión.

11. ¡Yo soy Idaho!:  por último, la historias alrededor del traje de Florida para el desfile geográfico de la escuela de Lisa. Para empezar, Homero intentando coser el disfraz; la naranja pegada con cinta adhesiva al traje, en el cual está (mal) escrito Floreda. y el premio en el desfile para niños que claramente no tuvieron ayuda de sus padres, que ganan Lisa, por su desastroso traje hecho por su padre, y Rafa, con un cartel con la leyenda “Idaho”, quien exclama alegremente : ¡Yo soy Idaho!.

Comentarios

comentarios