«Agrietándonos» en proyecto de Autogestión Cultural Social

Sin título-2222-09

Por Alfredo Bracaccini

 
La idea de utilizar la sátira Agrietándonos como lanzamiento del Proyecto de Autogestión Cultural Social, fue la estrategia que implementamos para poner en marcha la movida que empezó en el 2018 y se concretó en 2019.

Si bien el Proyecto de Autogestión es mucho más amplio y se enfoca en proveer de las herramientas necesarias a las organizaciones barriales para  mejorar las condiciones de vida de las comunidades más vulnerables, nos pareció acertado comenzar a desarrollarlo, poniendo como muestra la obra con su propuesta, no sólo artística sino también social.

Agrietándonos es una sátira que incluye poemas memorables de autores como González Tuñón, Gelman, Alberti, Brecht, entre otros y fragmentos de canciones emblemáticas de nuestra convulsionada Latinoamérica, interpretadas en vivo, para transmitir la universalidad de los conflictos políticos y sociales, que afectan a toda la región.

Con una puesta en escena austera y dinámica, adaptable a cualquier espacio, divierte con su burlona visión de la realidad y emociona con su movilizador mensaje.

Atentos a que la realidad social de nuestro país empeoraba día a día, decidimos adelantar el estreno,  formando un elenco de urgencia para lo cual contamos con la colaboración de compañeros, que se sumaron para llevar a cabo, sólo tres funciones.

La propuesta arranca con el estreno de la sátira Agrietándonos en Octubre de 2018, en el mítico Teatro Centro Cultural Fray Mocho de Capital, poco antes del cierre de la sede de Almagro. Contamos con el auspicio de Radio Gráfica  y salimos al ruedo.

Fueron tres funciones que sirvieron para calibrar el feed back de un público, que atravesando el tercer año de un gobierno controvertido, podía verse reflejado o bien rechazar nuestra visión de la realidad que nos afectaba.

Fue tan entusiasta la acogida de los asistentes, que sin ser partidarios ni afines a la ideología que motiva la obra, se emocionaron, divirtieron y participaron de la misma, demostrando que no hace falta ser panfletario para expresar los disensos que provocan los gobiernos en su forma de actuar, que  nos motivó a seguir con la Propuesta.

Ya sin la urgencia que nos corría en 2018, en los primeros meses de 2019 comenzamos a conformar el nuevo elenco. No sólo era importante la capacidad histriónica de los postulantes, sino que para nosotros, revestía mayor trascendencia la calidad humana de los mismos. Condición imprescindible para conformar un grupo de trabajo que coincidiera, no sólo con el mensaje de Agrietándonos, sino con la metodología de trabajo.


Proyecto Autogestión Cultural Social /
Propuesta  Agrietándonos

Con la intención de impulsar las actividades culturales y apoyar económicamente a las Centros Culturales, eventos barriales y organizaciones sociales, Agrietándonos (a la gorra), propone coordinar cada función con la actividad gastronómica de cada lugar, contemplando los tiempos de desarrollo de las mismas, para favorecer la recaudación de cada evento. Si no existiera esa posibilidad, nos ofrecemos a organizarla y coordinar la misma, con el fin de que cada espacio, consiga generar recursos genuinos, en cada presentación de la obra.

Asesoramos también, gratuitamente en todo lo referido a producción y coordinación, del evento en cuestión.

A medida que avanzábamos en la preparación de la nueva versión, comenzamos a realizar ensayos con público en diferentes Centros Culturales de Capital y Gran Buenos Aires. El estreno oficial de la temporada 2019 fue en Agosto, en un Espacio Cultural de Palermo con cuatro funciones con lleno total.

Seguimos desarrollando el proyecto Agrietándonos en diferentes espacios como teatros, centros culturales y espacios políticos, totalizando más de diez funciones durante el 2019. En todos los casos, poniendo en práctica el esquema que veníamos proponiendo y cumpliendo el objetivo, no sólo artístico sino comercial, que es la esencia de esta propuesta.

Demostramos en pequeña medida, que aunando esfuerzos entre lo artístico y la producción, se pueden llevar a cabo acciones concretas para rescatar y mantener los espacios culturales.

Sólo es necesario  planificar y desarrollar un proyecto que contemple las reales necesidades y capacidades disponibles. Para nosotros, es imprescindible incorporar la autogestión cultural social al concepto  de la Cultura Popular. No sólo desde la teoría, sino aplicándola a hechos concretos, ya que gracias a Proyectos de Autogestión bien desarrollados, se pueden mantener las actividades que benefician a la comunidad, tanto en Clubes de barrio, Centros Culturales y teatros barriales.

La autogestión crea estructuras a partir de las cuales, se pueden poner en práctica los más diversos proyectos, tanto culturales como sociales. Y que no sean sólo acciones de emergencia para paliar las circunstanciales crisis, sino también como una forma estable de subsistir, sin estar esperando los subsidios o cualquier tipo de asistencialismo, sean oficiales o privados, que de alguna manera condicionan la libertad  creativa. Y la dignidad del trabajador de la cultura.

La excelente experiencia del 2019, iba a reiniciarse en 2020, con el estreno de la tercera Temporada de la nueva versión de Agrietándonos, el sábado 18 de abril, en el centro Cultural Tiempos Modernos, de Vicente López y además, ya contábamos con fechas programadas en el Gran Buenos Aires y Capital.

La Pandemia interrumpió la propuesta que veníamos desarrollando y la nueva realidad que se avizora, nos hace pensar en la urgencia de multiplicar nuevas propuestas para atender las necesidades todavía más urgentes, que toda esta trágica peste nos dejará.

Más que nunca hay que considerar poner en marcha Proyectos que apunten a hacerle el aguante no sólo a la Cultura Popular, sino a las comunidades más expuestas y en riesgo.

Me parece que es hora de incorporar los conceptos que impulsen a buscar soluciones de fondo, que contemplen replantearse la condición de laburantes de la Cultura Popular, sin entregar las banderas de la dignidad, a cambio de un asistencialismo condicionante.

Con Agrietándonos demostramos que el Proyecto de Autogestión Cultural Social es viable y que a partir del mismo, se pueden encontrar nuevas propuestas que lo hagan crecer. También que es necesario sumar personas capacitadas, no sólo en lo referido a la Cultura misma, sino también a acción social, a producción y a desarrollo de Proyectos sociales Y que hay que fortalecer nuestra Comunidad de trabajadores de la Cultura, dándole una identidad clara, definitoria. Reconociendo que desde nuestro lugar, podemos ser importantes para la sociedad toda, no sólo conmoviendo y entreteniendo desde nuestras capacidades artísticas, sino generando activamente proyectos que beneficien a los más necesitados.

Más allá de la politiquería barata en la que muchos compañeros caen para justificar las dádivas recibidas, creo que llegó la hora de plantearnos seriamente que todos somos parte de la Cultura Popular. Arriba de un escenario o en un barrio carenciado. Luchando por un papelito en la tele o tratando de juntar las monedas para comprar pan. Que si queremos sobrevivir, nos necesitamos todos. Y que todos nos tenemos que hacer cargo de lograrlo. A como dé lugar. Y por sobre todas las cosas, quedó demostrado, claramente, que “Sólo la acción genera cambios". Lo demás, es papel pintado.