Ave se es

Ave se es 1 Margoth Avila
Quien crea que la vida es un teatro,
que somos actores en un escenario inmenso, 
que somos lo que tocó en el reparto
con un libreto entre manos, pienso;
que todo está escrito y organizado,
que la ficción se traduce en proyectos,
que al caer el telón todo ha acabado,
que la muerte es lo único cierto.
 
Loable reflexión, plausible, lo admito;
aunque lacrimógena  y fatal la considero,
porque tanto valor al arte, no permito,
ser Dios es la mínima parte del juego.
Demos vuelta los papeles,
pongamos todo en un plano invertido:
"lo cierto es el mármol, no los cinceles.
lo cierto es la obra, no lo que se ha sentido."
 
A veces creo que las aves migran sin motivo
más que darles la razón a los poetas.
A veces, que el amor es lo que nos permitimos 
más allá de lo que en el alma se sienta. 
A veces volar es lo sano, a veces lo incierto;
pues no todo es lo que ves.
A veces se camina en el desierto, 
a veces ave se es. 
 
Y echarse a la fuga no siempre es cobardía, 
migrar es darse el lujo de un nuevo reto.
Es dar por concluida una mentira
y armar algún nuevo libreto.
Es llevar a cuestas un personaje
que, día a día, se torna verdadero;
hasta que duela y hagamos otro viaje
en otro teatro, en otro escenario, en otro momento.
 
Pues la vida solamente son recuerdos,
como una transición de eventos del pasado.
como despertar de un hermoso sueño y no recordarlo.
como cubrirse con una frazada y aún sentir frío. 
como cerrar los ojos, en el momento cuando río;
ese instante que estalla al no ser observado. 
Como crear un personaje que nos es desconocido, 
como destinar palabras a lo que nos es cotidiano, 
como decorar con adjetivos un débil sustantivo,
como melódicas que pretenden sonar como pianos.
como duendes que susurran al oído 
sueños incoherentes mientras duermes.
como si el follaje de un paisaje, sea el mismo verde.
como buscar en el mismo sitio algo perdido.
como versos que sueñan con ser prosa.
como esforzarse por recordar lo olvidado.
como si las espinas acribillaran a las rosas.
como un dolor perpetuo, aliviado.
 
A veces los vientos provienen del pasado
 y algunas tormentas cortan nuestra tez. 
A veces nos arrastramos como gusanos, 
a veces ave se es. 
 
Poema por Emanuel Sacomani
Foto por Margoth Ávila