Ciudades del Deseo VI – Ciudad alegría

¿Quién dijo que todo está perdido?
Yo vengo a ofrecer mi corazón.
Tanta sangre que se llevo el río.
Yo vengo a ofrecer mi corazón.

Yo vengo a ofrecer mi corazón (Giros) Fito Páez


Barrio de Balvanera, más conocido como “Congreso”. 14 de Diciembre de 2017, 14hs al sinfín de la noche: Gases lacrimógenos. Balas de goma. Represión. 1er Round del intento de reforma previsional.

Barrio de Palermo. 14 de Diciembre de 2017, 21hs: bares llenos, cerveza artesanal, alegría, gente riendo. Nada ha sucedido, nada está sucediendo.

18 de Diciembre de 2017. Multitudes desde 9 de Julio al Congreso. Una imagen televisiva reducida a una excepción de la multitud. Gases lacrimógenos. Balas de goma. Más represión. 2do Round de la reforma previsional. Ganaron por KO técnico.

“¡Los cien barrios porteños!” Sombra de la noche larga del 18 de Diciembre de 2017. Multitudes enfrentándose al KO técnico. Imagen televisiva de la excepción. Mostración de la represión. Miedo. Disolución.

20 de diciembre de 2017, a 15 años del 26 de Junio de 2002. 15 años del asesinato de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. 16 años del 20 y 21 del Diciembre y sus 38 muertos a manos del Estado: gente comprando regalos de Navidad. Shoppings eufóricos de tarjetazos. Una niña irreverente pregunta a su madre entre tarjetazos de Visa y Mastercard, “Má, ¿qué paso en el 2001?, Má, ¿qué paso en el 2002? Má, ¿Qué paso el jueves pasado y este lunes?” … “Nada, nada”, responde la madre alterada. Jingle bells, jingle bells … llega navidad....hoy es nochebuena y mañana navidad.

La ciudad de la alegría galopa furiosa invisibilizando los acontecimientos de la ciudad real. Pero en las entrañas de esa ciudad de la alegría individual transita una ciudad real, hija de la sangre que el río de nuestra ciudad se llevó con su fulgor atemporal. Hija del tiempo de la memoria que no es desmemoria. Eco de las heridas pasadas y presentes. Entonces, “¿quién dijo que todo está perdido?”. Si aún en el tiempo de la larga noche de la ciudad de la alegría, superficial, individualista, seguimos ofreciendo nuestros corazones. “Ofrecer el corazón”. Ofrecernos a otros, entrelazar esas múltiples ciudades ocultas en las entrañas de la ciudad de la alegría para hacer emerger los corazones de la ciudad futura.

 

Comentarios

comentarios