Clase media en tiempos de Arlt: la antipolítica

arton46646

Por Daniela Aragunde

La clase media en tiempos de Arlt, es la clase aplastada y humillada por las clases altas, por el gobierno, por los políticos, por los que imponen prácticas de poder sobre otros cuerpos que son atravesados.

Conspiran los que intentan burlarse, hacer trampa, los incómodos más que los inconformes. El plan conspiratorio en Los siete locos, es hacerle trampa al régimen capitalista, es llevarlo al extremo de la ridiculez.

Antipolítica y erótica industrial de un plan: Ellos planean tomar el poder, distribuyen sus funciones, cada uno aporta un conocimiento, van a conformar un nuevo gobierno, sostenido económicamente por la angustia, la humillación y el sometimiento de cada uno de los "trabajadores". Es una crítica al poder perverso de un régimen que los opaca cotidianamente.

Se conspira también contra la estupidez humana:

-¿Y encontraba alguna satisfacción en robar?

-No, ninguna....

-Y entonces, ¿cómo anda con los botines rotos?...

-Es que ganaba muy poco.

-Pero ¿y lo que robaba?

- Nunca se me ocurrió comprarme botines con esa plata.

Si el dinero sirve para aumentar el bienestar, el confort, vivir una buena vida, es estúpido. Cómo salirse de la condena de los aplastados por una sociedad que los empuja a circular en un sistema económico del cual son a la vez excluidos. Es la apuesta.

"(...) A los pocos minutos de estar sentado en un banco, una chica...tendría nueve años, vino a sentarse a mi lado.(...)Lentamente, sin poderme contener, desvié la conversación hacia un tema obsceno(....)le revelé el misterio sexual, invitándola a que se dedicara a corromper a sus amiguitas..."

Si vivir bajo ciertas normas acerca de lo que es la moralidad, es llevar una vida decente, entonces la moral también es estúpida. Los personajes de Arlt, se vuelven seres oscuros, perversos, inmorales. Imágenes que circulan como corromper a una menor o prostituir a una ciega, quizás también lleve al extremo la idea de unos cuerpos gozados continuamente. "sin poder contenerme", un deseo irrefrenable de angustiar, humillar y también por qué no, de castigar. Arlt, da cuenta del lugar que les toca, de la forma en que se los habilita para transitar la vida inmunda.

No deja un instante de recordarnos cuál es la naturaleza de la clase media: rechazan la política, se ríen de las instituciones, si estos "cualunques" son lo más bajo y sucio de la sociedad, entonces él así los hace. Los hace robar, matar, estafar, pervertir, rebajarse, despreciarse.

La "locura capitalista", produce sujetos Máquina, automatizados por el ritmo de la economía. La sociedad secreta, intenta hacer de esto su propia locura. Conspirar es salirse de lo determinado-determinante, ir un poco más allá, es desacomodarse de los lugares que se nos suponen convenientes. Ellos hacen su propia revolución.

Planean, se movilizan, "se activan" son molestados-molestadores, incómodos-incomodadores. Se denuncia los abusos de una sociedad, que los suprime de tantas categorías a las que no pueden acceder. Fantasean. Fantasean todo el tiempo con sucesos extraordinarios que los "salvan" que a la vez les recuerda cuanto le son negados, cuán lejos están de ello, su vida insoportable. El rencor aflora, se sirven de los sentimientos que se les inculca para destruir el mismo régimen que se los otorgó.

Arlt lo da vuelta, empuja a salir de esto, a devolverlo como un disparate y como una denuncia, empalaga de molestia. Su herramienta es la literatura etiquetada "de pésimo gusto". ¿cómo se defiende? sin detenerse, escribiendo un libro tras otro, escribiendo mucho, jodiendo un poco, "haciendo bufar". Y el resto, que el futuro diga.

Comentarios

comentarios