Cómo manejar un centro cultural o teatro (y no morir en el intento)

Web

por Alfredo Bracaccini

Creo que para ser autosustentable, en cualquier actividad que emprendamos, primero debemos conocer del tema. No basta con buenas intenciones, talento y dinero. Lo que nosotros venimos proponiendo y desarrollando hace ya muchos años, se podría sintetizar de la siguiente manera:

Un espacio Cultural requiere, ante todo, de un Proyecto diseñado por profesionales idóneos que van a evaluar la factibilidad de la Propuesta en su conjunto.

Antes que nada hay que tener en claro, las diferencias entre:

 

Centro cultural

Espacio con actividades múltiples, donde se privilegien los servicio al barrio.

Cursos sobre diferentes temas, que pueden abarcar actividades como Cocina, costura, bordado, tanto como baile, teatro o pintura. Son, de alguna forma, complementarios de los antiguos clubes de barrio, que desarrollaban actividades deportivas.

Los centros culturales, además, pueden ofrecer funciones de teatro, Presentaciones de libros y shows musicales (de acuerdo a las habilitaciones municipales que obtengan) De acuerdo también, a la habilitación habilitante, pueden ofrecer servicios de comedor, comidas para llevar y bar.

 

Teatro

Originalmente, el teatro independiente estaba enfocado, casi exclusivamente, a la actividad teatral, tanto en los cursos, como en la presentación de obras teatrales. A medida que fue pasando el tiempo y con el fin de poder sostener la actividad, los teatro fueron incorporando otras propuestas, tanto en cursos, como en servicios.

Una de la primeras variantes apuntadas, fue la de proveer un bar anexo, lo que más adelante en el tiempo, llegó a estar incorporado a la propuesta de Teatro-Bar. Si bien el teatro puede tener la expectativa de atraer a los vecinos, no fue nunca su prioridad, enfocada más hacia el público interesado en ver un buen repertorio teatral.

Y en segundo lugar, fundamental para las dos opciones:

* Espacio (C.Cultural/ Teatro) en funcionamiento

* Espacio por crear

En el primero de los casos (espacio en marcha) es bastante más fácil de evaluar posibilidades que ofrece. Ya que prestando atención a los siguientes ítems, podremos rápidamente sopesar la situación:

* El historial del espacio cultural, en el tiempo que lleva de actividad.

  Promedio de concurrencia. Tipo de repertorio. Tipo de público.

* Costos operativos actualizados.

  Gastos fijos. Servicios. Personal. Promoción.

* Estado de instalaciones. Necesidad de reformas. Costos reformas

* Relación con el barrio

Toda esta información nos hace visualizar las posibles fallas en las estrategias de explotación del lugar. Podemos afirmar que difícilmente algún centro cultural o teatro, que esté funcionando bien, esté a la busca de nuevos dueños o socios. Y de ser así, nuestra participación, seguramente tendría que ver con lo comercial o profesional, nunca con el manejo del mismo. Y eso es de lo que estamos hablando.


Para crear un nuevo espacio
, sea Centro Cultural o Teatro , proponemos las siguientes recomendaciones:

 

 Los ejes en que se basa la autosustentabilidad de los espacios culturales 

 Incluye:

* Ubicación geográfica,

* Dimensiones del local

* Cálculo de capacidad público y espacios actividades complementarias

* Costo alquiler. Condiciones

*  Definir los servicios a ofrecer para diseñar los espacios correspondientes (sala teatral / bar / cursos)

* Contemplar reformas. Viabilidad.

* Costos (nuevo diseño y costos) para adecuarse a los requerimientos de explotación y para su habilitación

* Habilitaciones municipales para actividades. Certeza de Habilitación Municipal

* Costos de equipamiento

* Estacionamiento (propio o cercano. Posibilidad de convenio)

* Conformación staff operativo

* Desarrollar un plan de actividades

* Tener una buena estrategia comunicacional y Promoción

* Establecer una buena relación barrial (proponer actividades barriales / otorgar facilidades o precios promocionales. Elenco barrial)

 

No existen fórmulas mágicas, ni gurúes que sólo atesoren éxitos en sus emprendimientos, pero se pueden reducir los riesgos de malas decisiones, a la hora de encarar un proyecto de estas características, tomando los recaudos básicos que se deben tomar, antes de fantasear con el éxito del emprendimiento.

A partir de ese momento, cada emprendimiento se irá desarrollando según el enfoque elegido y la idoneidad de quienes los conduzcan.

El teatro, como actividad, está estrechamente ligado a las vicisitudes políticas y económicas de cada momento, por lo cual es importante la suerte (buena o mala) que cada proyecto tenga, ya que la diosa fortuna es parte esencial del mágico universo teatral.

Por eso creo fervientemente en la necesidad de profesionalizar el manejo (management dirían los gringos) de los espacios culturales, como forma de recuperar el digno espacio que supieron tener y que a su vez, redundaba en mejores propuestas artísticas, en mejores directores, actores y maestros.

La tierna imagen del bohemio que vivía en su mundo, aislado muchas veces de la realidad,  debe dar paso a la de emprendedores teatristas enfocados en mejorar y promocionar, la verdadera cultura popular.

 

                  “ LAS UTOPÍAS NO MURIERON, SÓLO SE TOMARON UN DESCANSO “

 

Alfredo Bracaccini.

Dramaturgo y director de más de veinte obras estrenadas en Argentina, Uruguay y Brasil, tanto infantiles como sátiras para adultos desde 1983.
Produjo artísticamente espectáculos en Feria Citur 1980 (Camboriú ,Brasil).
Construyó el Teatro Del Río en San Isidro.
Formó el Grupo Teatral Del Río.
Con el Grupo Del Río construyeron "La sala del Claustro” en La Manzana de las Luces.
Productor de teatro y Creador de programas de Radio.
Administró el Teatro de la Cova de Martínez.
Colaborador periodístico.
Productor artístico para empresas.
Editor de Sobrevivientes de las Crisis, periódico Cultural
Sus libros publicados: El Esperado (1988), Vidas Alternativas (2007) y Poemas Urbanos(2016).
Fundador de la Escuela Actitudinal. Capacitación y Coaching Comunicacional .
Creador del Proyecto de Autogestión Cultural Social.
Consultor de desarrollo de espacios culturales.

La Pandemia lo sorprendió a punto de estrenar la Tercera Temporada de la sátira
Agrietándonos. Y continúa con su programa radial intinerante El Interlocutor.