Corazón ortiba

34189193_1371273539684527_4041390292245413888_n

Por Melisa OIivera

Recientemente Nene Almíbar, la banda oriunda de Pilar, dio a conocer su nuevo disco Corazón ortiba, en el que continúan expandiendo las ideas del rock/pop/folk sensible y pegadizo de su primer álbum, El accidente. Con la introducción de algunas sonoridades nuevas como los vientos y sintetizadores que aparecen en algunos temas, y una canción casi instrumental, el conjunto logra un nuevo trabajo que suena a algo poco común en la escena del rock local: la justa cantidad de volumen y riffs, y un  toque acústico y armónico que lo hace particularmente atractivo. Quizás con el agregado de algunos momentos un poquito más “volados” a comparación del disco debut que es cortito y al pie, Corazón ortiba logra tomar posiciones algo desencantadas y melancólicas con sus letras a la par de una contrastante música que tomaríamos convencionalmente como “alegre” y llevadera.

Destaco la referencia al integrante de Wilco y músico de country “Jeff Tweedy” (el cual musicalmente es clara influencia del disco), el trabajo de flauta, saxo y clarinetes de “Manta de pájaros”, la recuperación de esos vientos en “Chancho.Jpg” y su correlación con “Chancho”, en las letras que ingeniosamente se posicionan frente a una institución demasiado denunciable, sobre todo en estos días.

Encerrando cierta conceptualidad, nos adentramos en un conjunto de canciones que nos invitan a reflexionar desde ciertos puntos de vista, acerca de nuestras realidades. En este punto me detengo en el simpático guiño de la frase de Don Ramón en “Manta de pájaros“, la cual nos remonta a un par de generaciones de (felices) niñas y niños que crecimos con El Chavo, y que nos ha dejado una enseñanza inolvidable: “La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”.

Comentarios

comentarios