Decaigo

Me hundiria en cualquier rio donde me rescates de la lluvia.

Te fulminan mis palabras
Decaigo en tu gesto, en tu mueca, en tu mirada.
Me hundiría en cualquier río donde me rescates
de la lluvia, del lodo, de la tristeza.
Tu espalda no es liviana, lleva todo el peso de tu nacimiento.
Cuando naciste el mundo cambió de órbita.
Tu nombre no tiene nada que ver con vos.
Tus ojos son la vía de escape de cualquier cátedra
de cualquier silencio de más.
Morí en tu abrazo
reviví en tu alma.

Poesía por Jazmín Felioga
Ilustración por Aura Frasser

 

Comentarios

comentarios