Ella

Ella

Si apareciera frente a mi puerta
en una noche de calor dulzón
díganle que me he ido.
Insístanle: yo no estoy.

Que se arrastre y regrese lacónica
a su cielo carente de Dios.
Pero ustedes no se engañen;
nos conocemos muy bien las dos.

Ella no conoce lo impune.
Jamás concede redención.
Volverá cuando sea ceniza,
cuando hoy sea ayer
y mañana no sea yo.

Foto: Lola Sol
Poesía: Lucía Casím

Comentarios

comentarios