EN LA UTOPÍA DEL ENCIERRO PLATENSE

Juli Suanno (1)

Hablamos con Juli Suanno, que está en pleno lanzamiento de los primeros sencillos de su segundo álbum como solista.


Por Lisandro Machado

El eclecticismo artístico de La Plata lo conocemos muy bien. Con artistas de todos los ámbitos posibles dando vueltas por la capital de la Provincia de Buenos Aires, los músicos siempre afloraron como una de las vertientes de ese ambiente rico y especial en muchos géneros. Una de esas artistas es Juli Suanno, platense por adopción, que luego de algunas experiencias en comedia musical y con bandas, en 2019 lanzó No es amor si contamina, su primer disco solista.

Hoy Juli está en pleno lanzamiento de adelantos de su segundo álbum, del que ya se puede escuchar el primer sencillo Utópica. Con fuerte incidencia de la cuarentena por la pandemia del Covid-19, su sonido hoy se encuentra permeado por la situación social de la catástrofe sanitaria y de los avances feministas, además del lugar artístico propio de su ciudad de residencia. Para analizar y configurar esta carrera, Todo en Bondi habló con ella de todo un poco.

¿Cómo arranca tu historia en la música? ¿Qué escuchabas de chica?

Un poco de todo, una mezcla rara que creo que se ve un poco reflejada en mi música también. Fui muy fanática de los Beatles de pequeña, los encontré porque mi primo me había regalado una especie de MP3 noventoso con toda la discografía y las letras y me aprendí todas las canciones. En mi casa se escuchaban cosas más nacionales, recuerdo mucho Baglietto, Vitale, Charly García y Sandra Mihanovich. Ya de grande tuve mis bandas de covers y escuchaba mucho Red Hot Chili Peppers y Nirvana. También escuché mucho pop y empecé de piba a escuchar más hip hop como Snoop Dogg, una mezcla de cosas. De grande estudié teatro musical y eso creo que fue la herramienta que me ayudó a converger todo en un lugar y que me dio pie al género urbano. Mi música si bien tiene rap hay algo más actuado, más hablado, que tiene que ver con lo que mamé en el teatro.

Uno de tus primeros trabajos fue Juanita, Cantame un Cuento, una obra infantil. ¿Qué tanto te influenciaron la comedia musical y esa experiencia para pensar un show en tu carrera solista desde lo estético?

Juanita, Cantame un Cuento fue un musical infantil que hicimos en La Plata durante varias temporadas, que fue un momento donde me volví a encontrar con el teatro musical porque lo había dejado durante un tiempo. Yo me acuerdo de pequeña no solo cantando sino bailando y flashando toda la situación de escenario, siento que como música sola sería bastante insulsa, no sé si me escucharía solo si hiciera música. Me gusta pensar todo conceptualmente desde la imagen, los videos y sobre todo el escenario, que es el objetivo final para compartir la música con sensaciones. Por un lado tengo la banda, pero también tengo armado un formato con bailarinas y dancers que viene a poner el cuerpo a esta situación. Mis letras son muy explícitas y hay algo de poner el cuerpo, de llevar algo más simbólico, que me parece súper interesante.

¿En qué momento te pensaste como solista en ese camino?

En 2016, luego que terminó Juanita, Cantame un Cuento. Gracias a esa obra me cruzo con un músico que es Fede Hoopmann, gran trompetista y gran amigo, que estaba tocando en una banda que fue Pichicho y estaban buscando una corista. Entré y me acomodé un poco más como cantante que como corista. Fue un proyecto que me enseñó mucho, me hizo retomar mi amor por la música y por el escenario y que me permitió trabajar lo estético, proponer cosas y trabajar la visual y la gráfica, pero llegó un momento donde el ciclo se había cumplido para mí y sentí que tenía ganas de subirme al escenario a decir otras cosas. Yo no componía en la banda y me di cuenta que tenía cosas para decir, que ya no me bastaba con subirme a interpretar sino que tenía ganas de subirme a decir cosas. Entonces cuando no disfruté más subirme al escenario no tenía que estar, nunca me subí al escenario y la pasé mal y no quiero. Ahí me puse a componer para mí.

¿Inspira a salir a tocar así estar en una ciudad como La Plata? ¿Cómo se lleva con el género urbano?

 La Plata es una ciudad súper cultural, acá pisás dos baldosas y además de mojarte los pies, porque están todas rotas, te encontrás con un artista haciendo lo que sea. Yo no nací acá pero me siento muy platense, me enamoré de esta ciudad porque encontré mucha gente que le gusta hacer lo mismo que a mí. Hoy en cuanto al género hay muchos espacios independientes, sobre todo con esta situación que los lugares más mainstream están súper ocupados por artistas que los llenan muy fácilmente. En mi caso, el género creció y me siento muy acompañada por mis compañeras mujeres en el género, hemos construido muchos espacios tejiendo redes. Igual hoy seguimos produciendo nosotras para nosotras, falta ese pasito para encontrarnos bien en el género en sí, pero estamos en un momento súper delicado donde está todo parado.

En ese interin de no poder tocar, ¿te pusiste a componer más? ¿De ahí se viene tu próximo disco?

Sí, tal cual. Yo presento mi primer disco a fines del 2019, en agosto o septiembre del 2019, y para mí el 2020 era el año que iba a presentar en vivo mis canciones, pero no sucedió. Si bien surgieron algunas oportunidades para hacer shows por streaming sentí la necesidad de sentarme a hacer música y fue lo que salió. Me puse a laburar con Gero Franco, que es quien produjo los últimos dos singles, empezamos por Zoom y encontramos una dinámica muy piola. De hecho, nos seguimos juntando por ahí y no presencial porque encontramos una dinámica que está muy buena. Salió ahí y en el medio de que sale este conjunto de canciones que ya venía escribiendo apareció Utópica un día a la noche cuando me estaba yendo a acostar y sentí que era el tema que conceptualizaba y englobaba todas las demás canciones que estaba escribiendo, por eso fue la elección de sacarla primero.

¿Se metió algo de todo esto del encierro en las letras de las canciones?

No sé si tan explícitamente, pero la energía que flota en todo el disco tiene que ver con esto. Es un pasito más allá, Utópica es una canción que habla de mi mirada del mundo y las dudas que surgen a partir de esa mirada tan utópica y esa desilusión por esa esperanza. Creí que todos íbamos a salir a funcionar como sociedad bien y de pronto a nadie le importa el otre, esa es la realidad. Todas las canciones tienen esa mirada desilusionada y de invitarnos a preguntarnos cómo vemos el mundo, que tiene que ver con el proceso que hice durante el año pasado.

¿Ahora la idea es seguir sacando sencillos con videos o la idea es ya sacar el disco completo?

Son las cosas que me pregunto por la incertidumbre del año, que yo creo que vamos a tardar en volver a la actividad y por lo tanto esos lanzamientos me van a sostener anímicamente durante el año. Sí estoy segura que quiero sacar un par de singles más, ya estoy pensando en un próximo videoclip que no sé si va a ser con tanta producción. Quiero aprovechar mis herramientas y de mis amigues para darle una vuelta de rosca y quiero seguir laburando lo audiovisual, quiero acompañar toda la música que viene con algo audiovisual que puede ser un video, una animación o lo que surja para cada canción. Ya veremos si las canciones salen todas juntas y filmamos una serie o salen de a poco.

¿Cuándo querés sacar el disco?

Estoy pensando posibles fechas pero no quiero ponerme algo en la cabeza y después sentirme frustrada porque por una cosa u otra no se puede. Soy muy de organizar todo y si algo me enseñó el año pasado es que a veces los planes hay que tirarlos y elegir otros, pero eso me cuesta un montón. Sí quiero que salga este año, porque para uno las cosas se vencen y hay algo de esa desesperación de que necesito decirlo cuando lo necesito decir.

 

PREGUNTAS PORQUE SÍ
hacé click acá para ver el video

 
¿Una canción que te haya marcado?

Tengo un tema muy presente que me acuerdo de cantarlo de chica en un escenario que es You Know I’m No Good.

¿Una década?

Tengo mucho cariño por los 90’. Quizás soy más nostálgica de lo que viví, no viví los 20’ así que debe haber habido algunas cosas re feas de eso. Los 90’, hay cosas de los 90’ que son hermosas, artistas increíbles, el pasaje del casette al CD y esas cosas que vivimos. Creo que fue una época hermosa. Después socialmente hay muchas cosas que no tenemos que volver a atrás, estamos donde tenemos que estar.

¿Verano o invierno?

Team verano a full, en invierno la paso mal. En verano me sigo bañando con agua caliente y tomo mate, mi cuerpo es de verano, de Puerto Rico (risas).

¿Un escenario donde te gustaría tocar?

Todos. No sé, soñemos Luna Park o un Obras, vamos a darlo todo. No toqué en ninguno de los dos pero puede suceder.

¿Un prócer favorito, en todos los conceptos del término?

Se me ocurren un par pero voy a decir Tita Merello, que creo que fue una gran precursora de la actitud que debería tener una mujer, súper adelantada en su época. En mi primer disco hay un cover de Se dice de mí, así que les invito a escucharlo. Es una figura muy fuerte y no sé si es un prócer, pero se me ocurre. Amo a Ana Frank también, como mujeres que han marcado la historia.