Festival Útil: todxs contra Macri

banda util

Por Lucy Chantada y Jeremías Felioga

Es jueves, enero y fin de mes, pero nada de eso parece importar a la hora de bancar la parada. Artistas y público se mezclan en abrazos y risas, algunxs bostezan, acusando el cansancio propio de la semana, pero rápidamente se gira la birra y se saluda al que recién llega. En la puerta de El Emergente se respira camaradería, rock y amor.  

“Festival solidario y antifacista contra el ajuste represor.”  Así de contundente y categórica era la descripción del FESTIVAL ÚTIL, y así también la propuesta musical: Flopa, Compañero Asma, Hijos Amigos, Tulús y la BANDA ÚTIL, una súperbanda formada para cada edición del festival, que en este caso conformaron Walter Broide (Poseidótica, ex Los Natas) en batería, Pepo Limeres (Pasajero Luminoso, ex Pez) en teclado, Alan Courtis (ex Reynols) en guitarra y Martín Rodríguez (Poseidótica, El Festival de los viajes) en bajo.

Pero no se trata sólo de música: expuso el Colectivo Conurbardo, hubo intervenciones de Hematoma y ferias autogestionadas.

Bajo la coordinación general de Alejandro Leonelli, -artista visual (Gogogoch) responsable del arte de incontables discos, flyers y afiches de bandas como Pez, Bandera de niebla, Pasajero Luminoso, Morbo y Mambo, entre muchísimas otras- y con el apoyo incansable de un equipo técnico con mucha experiencia bancando y estando en todos los detalles, nada podía malir sal. Y así fue.

Apenas pasadas las 21:30hs salió Flopa (Florencia Lestani) con su guitarra y esa voz que hace parar la oreja y agudizar los sentidos hasta al más desprevenidx. Una catarata de canciones hermosas que tuvo como puntos más altos la clásica Abandoná y la inédita Mi propia marca.

Flopa:

“Nos juntamos varios artistas tratando de aportar un grano de arena a una situación que se pone difícil, de la cual a cada uno le toca por un lado distinto, del que no podemos ser ajenos. Nuestra forma de resistencia de alguna manera es hacer. Vivir bien un poco todos, no se puede terminar de ser feliz si la gente que tenés al lado no es feliz, o le falta recursos para vivir mínimamente. No podemos estar en una burbuja tampoco. Cada uno tiene su vida pero en algún punto si podemos colaborar es poniendo nuestro laburo.

Siempre se habla de “la utilidad del arte”, me copa el nombre del festival también por eso, porque siempre se dice que el arte es totalmente inútil y no, el arte no es inútil. Más allá del mensaje que uno quiera dar, la gente, todos, yo, todos somos la gente, y todo es una interpretación. Lo que me parece fundamental de esto es un lugar de reunión, una comunión entre la gente, estar entre gente afín y que pretende que el mundo sea algo mejor. Puede parecer una cosa medio estúpida y superficial “la musiquita”, pero eso genera una comunión entre la gente que muy pocas cosas la generan, y me parece re importante aprovecharlo.”

Sin mediar mucho más que unos cuantos minutos para salir a fumar un pucho o tomar una cerveza, apareció Hernán Espejo, o mejor discho su alter ego, Compañero Asma. De nuevo voz y guitarra, -aunque esta vez eléctrica- repasando su repertorio cancionero de casi 25 años.

Luego de un comienzo cancionero, despojado y cargado de palabras, llegó el turno de la Banda útil, que hizo viajar a las casi 200 personas que llenaban El Emergente de Almagro con una zapada de alto vuelo.

Pepo Limeres – Banda Útil:

“Yo vine a este festival invitado por mi amigo Leonelli, que es una persona con mucha conciencia en esta tierra, y la verdad me pareció increíble la idea de hacer un festival con muchos músicos del ambiente, que convocan gente y que se presten a esta movida solidaria de ayudar a la gente que en este momento está bastante mal, por no decir hecha mierda, por estas políticas de gobierno que estamos viviendo. Me parece excelente esta movida, la gente que se convoca es increíble y estoy muy orgulloso de participar.”

 

Martín Rodríguez – Banda útil:

“La energía que circuló esta noche fue muy especial, todas las bandas y solistas dieron shows inspirados, y el público se hizo presente en buena cantidad, aspecto clave para lograr el objetivo de recaudar fondos para el Club El Dari. Personalmente pienso que fue un enorme primer paso, me siento orgulloso de haber podido aportar un granito de arena, y espero que sea el primero de muchos festivales a beneficio, porque es algo que no abunda en la escena actual, y como músicos tenemos que asumir el compromiso que esta época requiere.

Respecto a la Banda Útil, fue una idea de Ale Leonelli, de hecho él eligió a los músicos. Para mí fue un honor poder tocar con tremendos talentos como Alan, Pepo y Waldo, supone un aprendizaje e implica un desafío: no es fácil que 4 personas se suban a un escenario en formato jam experimental, saliendo de la zona de confort, y que eso fluya y se transforme en un vital y poderoso caos sonoro. Nos juntamos a ensayar dos veces antes de la fecha, como para generar una onda y armar una hoja de ruta. Finalmente saltamos al vacío y fue una experiencia muy satisfactoria, sabiendo que cumplimos la misión por partida doble: lograr que el set sea disfrutable tanto arriba como abajo del escenario, y poder dar una mano con esta fundamental movida solidaria.”

Después de una búsqueda intensa (en la que Pepo Limeres nos ayudó bastante), pudimos dar con el organizador del festival:

Alejandro Leonelli

“Justo ahora me agarrás muy contento de que esto haya salido bien, las bandas estuvieron zarpadas. Ahora empieza Hijos Amigos, después sigue Tulús. Esto nace un poco de escuchar a todos mis amigos músicos con los que yo laburo, yo hago gráficas para bandas, y conociendo muchas bandas este año empezó muy mal, obviamente hay un ambiente represivo en el aire, por lo menos en el círculo en el que yo me muevo, la represión es muy jodida. Uno se siente un poco reprimido de alguna manera, reprimido, no deprimido. Y para salir de esa empezamos a hablar, a armar un grupo re grande de gente, de músicos que fue súper copado. La cuestión es sentirse un poco más útil. La verdad es que el 2017 la pasé muy mal, el 2017 para mí fue malísimo, año horrible, y el 2018 me decidí a accionar de, aunque sea, una mínima manera en contra de un fascismo que ya era inútil desde mi soledad, decidí tener una actitud más “a favor de” y tratar de construir algo, en vez de, en mi caso, solamente quejarme. No es que esto tiene que aplicar a todos, pero en mi caso era una cosa así. Abandoné un poco las redes sociales, me concentré en buscar un equilibrio en el mundo real, y nació esto. Somos como 30 casi en la organización, la mayoría laburamos juntos en Pez, y ellos a su vez laburan con Pez, con Humo del Cairo, no sé, Checho labura con Dread Mar I, Jessica labura en el CCK, así que somos un grupo re profesional, por eso salió todo re bien, no hubo un solo problema. Y 100% de la recaudación de la puerta va al Club del Dari, en la villa 21 24. El Club del Dari está coordinado por el frente popular “Darío Santillán” , yo confío en ellos como para hacer esta movida. No hay política de por medio porque ellos son un grupo más cooperativista, anarquista, menos vertical, muy democrático, que yo admiro muchísimo. Coordinando con ellos en dos meses vamos a hacer otra fecha, y en dos meses otra, y va a ser un festival bimestral. Siempre con este arreglo que logramos con El Emergente, que está buenísimo,  que es que ellos no recaudan de la puerta, solo de la venta de cosas en la barra, y es un arreglo re copado, por eso lo estamos haciendo acá. Nadie cobra, el 100% de la puerta va a ir para allá. Hagan las cuentas, estaba 100 pesos la entrada y vinieron 180 personas, así que estamos re contentos. Podríamos haber juntado dos lucas tranquilamente e íbamos a estar re contentos, pero por suerte juntamos mucho más y es re importante, zarpadamente importante, que me da ganas de hacer ya el próximo. Esto no sé cuándo lo van a leer, si en dos o tres años. Estamos en un hermoso 25 de enero, bajo el régimen fascista de Macri y acabamos de hacer esto y estamos re contentos.”

Hijos Amigos y Tulús cerraron la noche con dos shows a la altura del evento: virtuosismo y buen gusto al servicio de las canciones de rock.

Hijos Amigos (testimonio colectivo)

“Ahora es contracultura lo que estamos haciendo más o menos. Los quilombos antes existían también, pero ahora hay una persecución. Creo que debería haber más apoyo a movidas como esta, porque son geniales. Todos los músicos damos nuestro tiempo, los operadores, la gente de sonido, todos los que organizan acá y somos un colectivo grande, esto tiene que cambiar. Creemos que es lindo que se genere este espacio con lo poco que hay, y aun así se pueda hacer con tanta gente y que las cosas lleguen. Y uno sabe que está haciendo algo para ayudar, pero supongo que lo que queremos todos es que esto sea más política de Estado que otra cosa, pero igual si se van a hacer, vamos a estar.”

Se fue el primer Festival Útil y fue todo un éxito, esperamos por el próximo (¿quiénes tocarán? la vara quedó muy alta) con la certeza de que cuando la gente se junta con objetivos nobles y claros, las cosas salen indefectiblemente bien.

Comentarios

comentarios