FLOR LOVAGLIO: “Soy una mezcla musical”

Flor Lovaglio - Carla Neira Faccio (@carlaneirafaccio)

Flor Lovaglio, ex cantante de Pocket, está sacando nueva música esta vez como solista. Fruto de este trabajo es Ando Buscando, su más reciente sencillo.


Por Lisandro Machado
Foto por Carla Neira Faccio 

Luego de su experiencia liderando la banda pop Pocket, Flor Lovaglio comenzó a transitar un proyecto solista desde 2018. Con influencias tan variadas como el pop, el rock, el indie y también la música afro como soul o jazz, su música tiene muchos climas que conviven con la frescura de una artista joven. Además, trabaja como coach vocal de artistas como Feli Colina y Zoe Gottuso, dándole un constante trato con las nuevas movidas.

Tras 5 sencillos, su más reciente producción es Ando Buscando, que a través de su sonido funk te transmite directamente a un bar lleno de música. De eso y lo que se viene habló Flor con Todo en Bondi.

¿Cómo fue la producción de Ando Buscando? ¿Qué querías con este single, que si bien sigue un camino de los temas anteriores tiene su particularidad en ciertos vuelos?

Sí, siento que cada canción tiene un vuelo propio. Esto de sacarlo de a sencillos hace que suceda un poco eso. Ando Buscando nació hace un tiempito, lo grabamos el año pasado, en 2019, en una grabación preciosa con una producción con Juan Bruno y Pepe Céspedes de Bersuit. La pasamos súper bien en todo el proceso desde la pre, la grabación y todo lo posterior. Nació en un momento después del quilombo total, cuando empezás a ver una lucecita, que no está todo tan mal y podés darle la vuelta. Así, en ese contexto surgió Ando Buscando. Teníamos ganas de sacarlo ya y estaba planificado para este año pero no en pandemia, así que estábamos viendo si esperar o no y decidimos sacarlo.

¿Por qué los buscaste a Juan Bruno y Pepe Céspedes para el tema?

Se dio todo muy natural. Yo tenía otra banda antes y hacía otro tipo de canciones que tenían más que ver conmigo en esa época, que era más joven. Me pasaban otras cosas, pero cuando empezaron a salir este puñado de canciones iba para otro lado, hablaban de otra manera y yo me sentía de otra forma. Fue un proceso muy personal paralelo a lo musical y en ese proceso me fui apoyando y confiando en gente con la que ya había trabajado y con la que me siento cómoda. Es un camino de búsqueda de mucha introspección y personalmente necesitaba equipo, segundas que me vayan acompañando en este camino. Juan Bruno es amigo, lo conozco desde mi banda anterior y decidí que tenía ganas de trabajar con él más como amigo primero, y aparte como productor que trabaja con Pepe que es de los mejores músicos de Argentina en mi opinión y tiene mucha data en su cuerpo y en su alma que aprendés mucho. Los fui a buscar por eso, porque me iba a sentir cómoda con ellos para trabajar de una manera más honesta.

¿Ir sacando singles ayuda a seguir buscándole tu sonido?

Creo que se viene dando así por esta búsqueda que siento que está todavía en un proceso y no sé si tiene un fin. Probablemente me pase toda la vida en eso. Es una búsqueda constante personalmente, entonces esta nueva forma que se hizo tan natural de sacar sencillos nuevamente colaboró con este tiempo que necesita el proyecto. Estoy desde el 2018 con esto, 2019 fue súper movido y 2020 acá estamos, entonces es todo muy nuevito esto. A pesar de que hago música hace más años, se va dando así y lo dejo ser un poco, porque esa fue la iniciativa de esta nueva etapa. Nada tan pensando, lo dejo ser, es lo que me sale.

¿Qué 2020 se te venía antes de que pasara todo esto?

Tenía shows, festivales, grabaciones, estos mismos lanzamientos pero con presentaciones en vivo, un montón de cosas teníamos planificadas… Al principio fue súper depre pero después seguimos difundiendo, compartiendo sin ningún tipo de expectativa para regalarla y que llegue a la mayor cantidad de gente posible. Para la pandemia viene bien ir regalando canciones de a ratitos.

Me hablabas de introspección en cuanto a la composición de los temas y el trabajo, ¿Ayudó el tener que estar encerrado a buscar eso? ¿Son letras más íntimas?

A mí personalmente me sirvió a nivel introspectivo, a bajar un cambio. Ahora estoy a mil, pero el primer tiempo, y el invierno sobre todo, fue medio oso hibernando. Me sirvió, me vino bien y pude hacer algunas canciones, sí. Tampoco es que hice un montón, empecé la cuarentena pensando escribir dos discos, tres libros y pintar dos cuadros pero todo no puedo (risas). Hice muchas cosas, pude aprovecharlo por suerte porque gracias al universo tengo un lugar donde quedarme tranquila, pero tampoco toda esa planificación que había hecho de qué iba a hacer en pandemia.

¿De dónde viene la música soul que estás trabajando ahora?

Yo he escuchado en mi vida mucho de esa música. También he escuchado mucho pop como era mi banda anterior y también he escuchado mucho rock nacional. Soy una mezcla musical, todos lo somos, pero personalmente escuché géneros muy distintos y me gustaban mucho todos. Me cuesta mucho encontrar un género que no me guste, entonces siento que tengo una mezcla, una ensalada musical que se escucha un poco en mis canciones. A veces es una mezcla medio extraña pero siento que soy eso. Jazz, blues, música afroamericana, voces como Aretha Franklin, Ella, Etta, Nina, Odetta y todas aquellas de esa época a mí me han cautivado como cantante que soy y me siento. Me llegó mucho ese tipo de música desde las voces, así que la re escuché, muchísimo, y cuando empecé a escribir estas canciones y componer sola y con mi coautor Joaquín Alonso, que es el bajista de mi banda también, empezaron a salir otras cosas más rítmicas, no tan poperas ni ordenaditas. Y bueno, las dejé ser y capaz ahí se pueden escuchar esas cositas, esos tintes más bluseros o jazzeros. Después también hay canciones con estribillos, hay una mezcla.

¿Cómo se te mete el trabajo como coach vocal con gente joven en tu trabajo?

Tengo la suerte de trabajar con muchas artistas que la virtualidad me lo permitió. Me encanta hacerlo, me llevo muy bien con los veinteañeros, tenemos mucha onda y me siento súper a la par de ellos. Me encanta acompañar artistas, me encanta mi trabajo, soy muy nerd de mi instrumento y me encanta dar clases. Cuando te escucho ya sé lo que te quiero dar y las cosas que te quiero enseñar. Acompaño a Feli Colina, acompaño a Zoe Gottuso y tengo un par más de artistas. Me gusta trabajar responsablemente con los artistas, siento que hay mucho cholulaje al respecto y para mí son Feli, Zoe, Lara, miles u otras que es la misma importancia, pero son deportistas de la voz. Tienen un entrenamiento que si están jugando en primera y estás tocando todos los fines de semana o de gira tu instrumento tiene que tener un entrenamiento, porque es musculatura y es tu cuerpo y tiene que ver con tu rendimiento. Messi entrena todos los días y es Messi.

Cuando los ves trabajar con la espontaneidad que manejan, ¿Te llega algo para tu propia música?

Me encanta. Hay un ida y vuelta constante porque ellos me muestran lo que tienen para hacer y lo laburamos juntos, también yo les mando antes de sacar los temas. Me encanta eso, es compartir me parece, lo vivo así. Me manejo así, no tengo la verdad absoluta de nada entonces es un ida y vuelta constante. Escucho tu voz, las voces que se me sientan a través de la cámara y veo con mi caja de herramientas qué puedo hacer para que la sientas cada vez más cómoda.

A vos como gusto musical, como coach vocal y como cantante, ¿Qué te parece esta nueva ola joven de música urbana?

Como toda nueva ola hay cosas que empatizás más y con otras no. Hay muchas cosas que me gustan, muchísimas. El freestyle no entiendo cómo hacen, los admiro. Son distintas facetas y distintas ramas, si vos sentís que expresás tus ideas así freestyleá, si necesitás una melodía cantala. Sí me pasa como cantante que necesito las melodías, una canción toda rapeada me cuesta empatizar, pero me gustan muchas cosas nuevas. Bueno, Feli, Zoe, Conociendo Rusia me encanta y es más cancionera, me gustan Catriel y Paco, me gusta Wos… Si tengo que elegir una, Conociendo Rusia es de mis preferidas.

¿Cómo te gusta preparar tus shows?

Me encanta que tengan una puesta en escena. Con este proyecto no llegué a desarrollarlo, la primera fecha fue agosto u octubre de 2018, así que tiene un año y medio. El año pasado lo empezamos en Lucille, con puesta en escena, coros, visuales, bailarinas y luces, súper copado. Después estuvimos en festivales con todo eso, pero no tuvimos mucho tiempo de investigar la puesta en escena porque pandemia. Pero me encanta, con mi banda anterior era una mega puesta en escena, de hecho. Yo estudié escenografía en la facultad, entonces lo tengo eso en la cabeza, lo pienso y me encanta armar una puesta en escena y que pasen cosas.

A la hora de trasladar eso a un streaming, ¿te gustaría poder hacerlo? ¿O es preferible esperar al vivo?

Me parece que son dos cosas distintas. Es un formato más de tocar. Esto llegó para instalarse, me parece, y desde mis clases virtuales hay mucha gente que me dijo que le gusta más ese formato y no lo presencial. Capaz que hay gente que le sirve, le gusta o disfruta ver un show streaming y tiene la posibilidad de llegar al show porque es por streaming y si fuese presencial no llegaría. Pienso dos cosas: una es que no pienso pretender que pase lo mismo en un show que en un streaming porque no es lo mismo. Lo intentaré disfrutar, me gustaría investigar esta nueva herramienta. Obviamente estoy desesperada porque vuelva la posibilidad de tocar en vivo, no quiero tocar streaming toda mi vida, pero no la saco.

¿Qué venís preparando para lo que sigue?

Tenemos material preproduciéndose para entrar a grabar. Tenemos muchas ganas de grabar un material nuevo que es parte de esto que salió en pandemia y un par de temas que no hemos grabado aún, así que estamos planificando eso. Hay una parte de la historia de Ando Buscando que todavía no les conté y bueno, esperar seguir rodando de la manera que se pueda. Espero que se pueda rápido volver a tocar en vivo, que el deseo es presentar estas canciones en vivo.