Gorillaz: la primer banda animada, más real que nunca

Por Melisa Olivera

Eran los 2000. Los canales de música (sobre todo esa cadena que todos detestamos, MTV) no ofrecían nada nuevo a los oídos de Damon Albarn, cantante de Blur, y a los de Jamie Hewlett, un reconocido dibujante de historietas, cuya obra más reconocida es Tank Girl. Sólo veían ídolos falsos, más importancia a la imagen que a la música. En ese contexto del boom del pop a pura maquinita autotuneadora estilo banda De Luxo, surge Gorillaz en 1998.

No nos sorprenden de Albarn sus experimentos musicales, ya que es un artista muy versátil que tiene múltiples proyectos y todos ellos son muy particulares, cada uno con su estilo y género. Pero lo que hace única a esta banda, nacida del trabajo en conjunto de él y Hewlett, es que es una agrupación de personajes de dibujos animados, que incluso a través de hologramas ofrecieron recitales como una banda común y corriente. Virtualmente, Murdoc es el bajista y creador de Gorillaz, 2D es el cantante, Noodles la guitarrista y Russel el baterista. Lo interesante es que tienen una historia muy particular, llena de violencia y humor negro, que requiere de un seguimiento desde los inicios de la banda hasta los videos musicales para entenderla, al punto de que se llegó a editar un libro contando sus orígenes y su trayectoria. Paradójicamente la idea de una banda que sea representada más por la imagen que por otra cosa terminó convirtiéndose en lo que los creadores reales de Gorillaz rechazaron de entrada, con una diferencia: nunca restaron importancia a su lado musical. También se lo podría interpretar como una ironía, algo para dar un poquito de su propia medicina a lo que estaba creando la industria musical de los tempranos inicios de siglo XXI.

Sin embargo, atrás de esta fachada de personajes estrafalarios con una  extraña historia, está la banda real, encabezada por Damon y por un conjunto de músicos extraordinarios que se sumaron a través del tiempo para grabar y presentar los discos de la banda en vivo. Sin contar las interminables colaboraciones de reconocidos músicos, como Ibrahim Ferrer de Buena Vista Social Club; los raperos Del Tha Funkee Homosapien, MF Doom, Mos Def, De La Soul y Snoop Dogg; Bobby Womack; Neneh Cherry; Ike Turner; Lou Reed; entre otros.

En lo extramusical, también hay colaboraciones como la de los actores Bruce Willis en el video de Stylo y Dennis Hopper recitando un relato en Fire coming out of the monkey’s head.

Gorillaz se transformó en un fenómeno muy popular ya que en la época que nació hacía falta que se demarcara el rumbo que tomaría la música, y hasta hoy en día sigue siendo una banda particular, excéntrica, que toma un poco de cada género por los que pasan sus canciones y se convierte en un sonido único, reconocible instantáneamente, que mezcla rap, rock, punk, pop; al unirse todos esos estilos crean la identidad musical del proyecto, que es tan única como la idea de una banda animada. Sus discos son bastante conceptuales en lo musical y en lo lírico, pero diferentes entre sí; no obstante, cuando uno escucha cualquiera de esos discos se puede intuir en seguida que se trata de Gorillaz. El primero, homónimo y lanzado en el 2001, es el más experimental de todos, es el que más define a la banda como tal. Demon Days, del 2005,  continúa la discografía, es un poco más producido, un poco más sinfónico, pero conserva la impronta de rap que nunca puede faltar en un álbum de Gorillaz. El tercero, Plastic Beach, sale en 2010 y es bastante más pop, siguiendo la línea de sus predecesores, pero con un toque más electrónico. Por último The Fall, lanzado en el mismo año es una historia aparte de los anteriores; es una especie de diario de viaje de Damon Albarn, una canción en cada lugar en el que estuvo en la gira de Plastic Beach en Estados Unidos. Convirtió todo un tour en un disco completo, con tan sólo un I pad.

En este momento, la fecha de salida del nuevo disco (confirmado por sus creadores) es incierta. El día en que el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió su cargo, Gorillaz lanzó un single llamado Hallelujah Money, lanzando así una bomba respecto a su reaparición como banda, y a sus declaraciones políticas. No es la primera vez que la banda se pone firme en su postura  acerca de algunos tópicos a nivel global; Plastic Beach es una declaración de guerra al malgasto de recursos, el nivel de contaminación del planeta y en el tema Superfast Jellyfish se puede leer entre líneas la crítica a la industria del fast food y el sistema de consumo en el que nos vemos sumidos. En el álbum que más podemos observar a Albarn en plena lucha por sus ideales es Demon Days, sobre todo en temas como Kids with Guns y Dirty Harry, en donde  trata de jugar con el contraste entre la inocencia de los niños y el poder y la violencia que ejercen las armas; un potente mensaje antibélico que se despliega en conjunto con la música que también demuestra cierta condensación entre la música popular, el rap y el soul, y los instrumentos clásicos de cuerdas que le dan una impronta “académica” a la composición.

Se rumorea que luego del lanzamiento del álbum podría llegar una gira mundial de la agrupación. Latinoamérica no tuvo la suerte aún de experimentar un recital de estos simpáticos personajes de dibujitos animados, que aparentan ser una banda, pero que tienen mucha más discografía para el deleite que muchos otros productos de carne y hueso de la industria musical.

 

*Gorillaz organizó su propio festival para este año, llamado Demon Dayz. Próximamente se anunciará el line up completo.

 

Comentarios

comentarios