Hasta el fin de los días: una obra que se mete dentro de la mente de un actor

portada

¿Qué sucede con la pasión por el teatro? Es tal vez una pregunta recurrente para aquellos que esperamos la vuelta a los teatros como recordamos que era. Una actividad donde la cercanía, el contacto, el pálpito con un público presente es parte de la esencia misma del teatro. La obra Hasta el fin de los días es una pieza breve que pone en tensión esta misma cuestión.

La pieza teatral y también audiovisual fue filmada en el teatro La Carpintearía. Un pintoresco teatro ubicado en la calle Jean Jaures que ha adaptado su producción artística a los nuevos formatos por streaming trayendo Ciclo Obras Cortas en Pandemia (del cual proviene el espectáculo del cual hablaremos a continuación)

La trama se sumerge en la vida de un actor experimentado durante el complejo proceso de  ensayos de un monólogo sobre los textos más icónicos de William Shakespeare, durante dicho proceso recibirá la visita de su nieta y un antiguo amor.

Hasta el fin de los días es una pieza de 20 minutos de duración, sensible y dinámica. Donde el foco central está en el proceso, en la transición y el paso del tiempo, sin preocuparse tanto en el resultado final. Una puesta intimista que se mete de lleno en la mente de un actor que recurre a los textos clásicos, ya que allí se encuentra la esencia de lo humano. La obra todo el tiempo tiende entre lo real y lo inverosímil.

Sin dudas una excelente opción para acompañar este momento es Hasta el fin de los días de Rafael Nofal con las actuaciones de Sonia AlemánCecile CaillonDiego Torben y dirección de Eleonora Valdez.