Il Balletto di Bronzo, del fracaso a la leyenda

Por Lucas Aguirre

 

Il Balleto di Bronzo comenzó su carrera en el año 1966 en una Italia que se dejaba llevar por el beat, el rock y la psicodelia al igual que el resto de Europa. La banda formada por Marco Cecioni, MicheleCupaiolo, Lino Ajello y Giancarlo Stinga en principio era conocida como IlBattitoriSelvaggi para cambiar en 1969 su nombre por el antes mencionado.  Dicho año además del cambio de identidad implicó la salida a las calles de sus primeros simples Neve Calda/Comincio per Giocco y Si, mama mama/Meditazione; ambos pasaron sin pena ni gloria por las disquerías napolitanas.

En el año 1970 luego de sus poco reconocidos simples grabaron su primer LP: Sirio 2222, un disco con un sonido beat y psicodélico que a veces rozaba lo predecible pero que aun así es digno de ser escuchado. RCA fue el sello responsable del  álbum debut del conjunto de Nápoles. Sin embargo, poco duró la jarana para los muchachos que buscaban el éxito ya que las ventas del disco fueron desastrosas, tanto así que RCA los despidió al poco de tiempo de que Sirio 2222 saliera al mercado. Alborotados por el desastre que implicaba un fracaso discográfico y el despido de un sello grabador, Cecioni y Cupaiolo abandonaron la banda. Il Balletto di Bronzo estaba entonces condenado a pasar de largo en la historia del rock italiano, pero la salvación llegó. Gianni Leone era un tecladista que llegó a la banda tras pasar por CittáFrontale, y junto a él se sumó Vito Manzanari en los bajos. Leone tomó la banda y la puso patas para arriba; ahora tenía un sonido progresivo, sinfónico y plagado de teclados. La revancha llegaría en 1972 con YS, ahora de la mano de Polydor. El disco distaba kilómetros de su antecesor, los teclados daban una atmósfera oscura inigualable, que poco tenía que ver con sus contemporáneos como Keith Emerson (Emerson, Lake and Palmer) o su compatriota Flavio Premoli (Premiata Forneria Marconi). El disco tuvo poco reconocimiento en Italia (aunque fue más que el del álbum anterior) pero se transformó en una joya de culto en países como México o Japón.

Finalmente en 1973 la banda se separa. Luego en 1994 Il Balleto di Bronzo retorna a los escenarios para tocar su mítico álbum en esos países donde era valorado (también en Italia), logrando así transformarse de una banda que fracasó en ventas y fue despedida de su sello a una que realizaba giras mundiales.

Comentarios

comentarios