John Lennon: Del desamparo a la resiliencia

LENNON CARICATURRAS

Por Silvia Gabriela Vázquez*
Collage por Nicolás Sassone

¿Alguna vez probaron con googlear “John Lennon”? Acabo de hacerlo y la pantalla muestra 88.800.000 resultados en 0,78 segundos. Si sumamos esa cifra a las 174.000.000 menciones acerca de los Beatles que el buscador arroja en este mismo instante, el resultado es apabullante: 262.800.000.

Cuesta creer que alguien tan popular se haya sentido absolutamente solo en algún momento de su vida…

Nacido en Liverpool el 9 de octubre de 1940, John fue abandonado por su padre y al poco tiempo , cuando apenas tenía 5 años, su madre decidió dejarlo al cuidado de Mimí Smith, su tía, quien lo crió.

En su adolescencia, luego de una brevísima convivencia madre-hijo (acercamiento sostenido por la música) la mujer murió atropellada y John sintió que a sus 17 años la perdía por segunda vez.

“Half of what I say is meaningless/ But I say it just to reach you, Julia” (“La mitad de lo que digo no tiene sentido / pero lo digo solo para alcanzarte, Julia”)  escribió en una de las tres canciones que le dedicó a esa figura materna siempre inalcanzable para él. 

Sin embargo, ni una infancia atravesada por la desidia en plena II Guerra Mundial, ni una juventud de pérdidas y desamparo lograron frenar su creatividad o evitar que su mensaje de paz llegara al mundo. 

Lennon fue capaz de reconstruirse, gracias a su resiliencia.

Pero ¿qué es la resiliencia?

Se trata de un proceso dinámico entre mecanismos emocionales, cognitivos y socioculturales que llevan a las personas a desarrollarse de manera saludable aún habiendo crecido en un medio poco propicio.

En el año 2014 el diccionario de la Real Academia Española incorporó esta palabra como “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”. Claro que los seres humanos han manifestado esta fortaleza en todas las épocas, aún sin contar con un término para nombrarla.  

Este potencial humano resulta de un balance entre factores de riesgo (internos o externos) y de protección. En Lennon, la música y la literatura funcionaron como auténticos tutores de resiliencia.

Quienes conocieron a John afirman que era dueño de un brillante sentido del humor –uno de los pilares resilientes, junto con la iniciativa, la creatividad o la empatía, entre otros- y que su pasión musical era tan fuerte como su deseo de alcanzar una paz sostenible.

Podría haber optado por el resentimiento, pero supo tomar algo potencialmente bueno de cada situación: La misma madre que lo había apartado de su vida a los 5 años, fue quien -según la mayoría de los biógrafos- le enseñó los primeros acordes en el banjo y lo ayudó a comprar la guitarra con la que inició su carrera. Y en medio del desamparo provocado por su pérdida definitiva, John no eligió el reproche o la victimización sino la música.

 

*Conferencista y autora de los libros “La tenacidad de la palabra” y “Resiliencia entre líneas”. https://mentesalacarta.com/conferencistas-capacitadores-coaches/silvia-gabriela