Juan Pablo Adamo y su Proyecto Esencial

foto 1 (1)

Cantante, guitarrista, compositor y además productor. Músico independiente, con una trayectoria de 15 años, cuatro discos en formato físico. Ante el aislamiento Charlamos con Juan Pablo Adamo via Google Meet. Recorriendo su historia esencial, forma de componer y su último single Seres sintientes.


Entrevista y foto por Sandra Ruiz

Desde que empezaron la banda sufrió modificaciones ¿qué paso?

En el 2004 cuando arrancó la banda, fue como un proyecto mío, una aventura, venía de tocar la batería en otra banda, tenía otro
rol en la música y en el momento que empecé con Proyecto Esencial ya pasaba a tocar la guitarra y a cantar. Prácticamente comencé a grabar el disco sin una banda formada. La banda se fue formando en el camino.

En un principio arranqué con mis hermanos Fernando Adamo en batería, Alejandro Adamo en el bajo, y un amigo en guitarra. Esa fue la formación inicial. Era como un solista encubierto, muchos me acompañaban para tocar los temas en vivo. Pasaron 15 años y en el camino primero se alejó Alejandro y entró Daniel Leonettí, quien fue a su vez el productor del primer disco. Y más tarde se fue Dani, entró Pablo Di Giorgio en el bajo, este perteneció a la banda Halógena. En un tiempo nos acompañó en sintetizadores Luz Yalj tocando en vivo.

Y el último cambio pasó hace dos años. Una historia muy linda con Túpac Martinez, el guitarrista actual, que es un chico que es fan de la banda. En el primer disco, durante los primeros shows, él siempre estaba en primera fila y siempre nos acordamos de él porque era muy efusivo, siempre estaba contento. Estuvimos siempre en contacto. En todo ese tiempo se convirtió en guitarrista. Lo tuvimos en cuenta cuando de golpe tuvimos que salir en la búsqueda de un nuevo guitarrista.

Lo lindo es que todos los que fueron parte de la banda, tuvieron un gran vínculo con el proyecto, un grupo unido y humano. Los cambios nunca fueron un freno, siempre fueron orgánicos en la historia. Todo estos cambios, me han formado como músico, artista, incluso como productor porque cada disco que hicimos es independiente y trabajar con distintos músicos siempre me pareció algo divertido, lo único que hizo fue enriquecer el proyecto.

¿Cómo fue pisar por primera vez un escenario?

Estar por primera vez en un escenario fue muy difícil desde lo emocional. Al principio estaba aterrado porque estar detrás de
una banda y luego pasar adelante es un cambio muy fuerte. Pero fue muy loco, lo hice en un show bastante íntimo con muchos amigos.
Este primer show fue filmado y cuando me vi fue tan revelador, me gustó. Por lo general a uno no le gusta verse en videos.

También fue nuevo tocar la guitarra parado, generalmente la usaba para componer en un estudio sentado. Desde ese momento, de cantar y tocar la guitarra nunca paré. Si bien sigo disfrutando de tocar la batería, es para mí un rol que ya está. Al día de hoy me siento un guitarrista rítmico. Este cambio actualmente ya lo tengo asimilado.

¿Cuáles son tus influencias por fuera de las raíces que marcó a Proyecto Esencial?

Fuera de lo lógico y de lo evidente yo tengo una fuerte influencia de quien para mí es el número 1,  Mike Patton (cantante de Faith No More), me marca con cada cosa que hace. Tal vez cuando escuchan mí música no lo relacionan para nada, sin embargo, es mi principal influencia musical.

¿Y por algún músico de la actualidad?
Soy siempre muy curioso de lo que suena y para irme a un plano ajeno a lo notorio, a veces me encuentro escuchando a Dua Lipa, sin culpa. Porque de pronto me apasiona escuchar lo bueno de la producción, el sonido... Este tipo de artistas, súper mainstream, ingleses, no dejan de sorprenderme.

Por más que no sea la música que hago, me gusta descubrir nuevos artistas. Me movilizan las ideas, me disparan cosas. Está bueno escuchar música por fuera de lo que más me identifica porque si no te achatás. También pasa que te podés repetir mucho si escuchás siempre lo mismo. Todo esto enriquece a la
hora de producir y componer.

¿Cómo es tu forma de componer?

Siempre que tengo mis ratos de ocio, lo utilizo, siempre ando con una guitarra colgada. No me gusta tomarlo como el hecho de que me tengo que poner a componer, sino que lo vivo como algo natural. La mayor parte del tiempo toco melodías, acordes y de vez en cuando me encuentro con algo interesante, lo grabo en el momento.

Después, el día que yo quiero hacer un lanzamiento, lo que hago es revisar esas grabaciones. A veces encuentro cosas totalmente desechables y otras que sobre salen del resto. Y voy armando mi carpeta de composiciones.

Trabajo realmente cuando siento una canción inspirada. Cuando siento que hay algo. Me da resultado porque no encuentro trabas, cuando una canción nace linda, así desde la melodía y la guitarra. Después la producción fluye con mucha naturalidad, pasa lo mismo con las letras. De repente bajan con fluidez. Son las canciones que más me gustan lanzar. No me gusta la idea de sacar una canción porque hay que sacar una canción. Me gusta que, si uno dice algo, lo sienta y lo pueda respaldar.

Es la gran ventaja -si bien el camino es largo y puede ser a veces frustrante- de ser independiente, que uno puede elegir, qué, cómo y cuándo producir. Eso para mí no tiene precio. Tengo esa conexión cruzada con las canciones, porque las canciones que salieron y que dejo son las que considero las canciones más inspiradas y de las que siento orgullo.

¿Cómo trabajas en esta nueva situación del streaming?

En mi caso súper positivo. Al ser independiente, siempre hicimos nuestro camino, golpeamos puertas y de repente esta terrible situación nos encontró artísticamente bien parados. Esto de usar el streaming, ya lo manejo bien con buen sonido e iluminación. Hace tres años que trabajo con buen nivel.

Esto me llevó a que me invitaran desde Panamá en el festival #Quedateencasa y en el Billboard Argentina del 9 de julio, porque vieron un buen producto. 

¿Tú última canción Seres sintientes, será parte de un disco o es un single? ¿Por qué tiene doble videoclip?

Se trabajó como un single. Yo suelo pensar en un disco cuando compongo por más que no lo trabaje y se adapte a estos nuevos tiempos, es una época de singles. Seres sintientes, es una canción sola y aislada que sentí la necesidad de editar y lanzar. Obvio que si más tarde, pensáramos en un nuevo disco tal vez pueda integrarlo.

La verdad fue una locura. Para el primero había que hacer un video y estaba aburrido de los videos lyrics. Yo los hacia y por falta de recursos no fuimos de hacer muchos videoclips. Y en este caso el sello que lanzó este tema lo maneja Andy Caballero. Un amigo de hace bastante tiempo y que produjo más de 180 videos y trabajó con varios artistas -entre ellos con Maxi Trusso y Fidel Nadal-. Él me incitó a que me filme, él lo editaba y así salió. Me pareció una locura, hice como 200 pruebas, llené memorias de celular, me volví loco hasta que de golpe me encontré con algo que me gustó y que me pareció buenísimo que fue lo que se vio en esta primera versión. En este primer tramo aprendí a filmar y editar.

Y lo que terminó pasando es que cuando me invitaron para participar en el Billboard Argentina online, dos días antes de que ocurriera, me puse a hacer un video con los recursos que tenía, pero más envalentonado porque ya había filmado uno. Y quedó tan bien que decidí subirlo a mis redes. A su vez también es otra versión de la canción porque está grabada en acústico.