la convulsión de la tinta

ilus-rodri

un habitante de scoglitti me habló de su aventura en el puerto

dijo:

 

un caracol se arrastraba sobre la pared de una casa que ya no existe

dejó un largo recorrido de tinta 

lo agarré con los dedos 

lo clavé en un anzuelo y lo tiré

justo en la boca azul de la tarde

crucé los brazos por detrás de la cabeza y me puse a esperar recostado 

la caña desapareció de un tirón 

empecé a correr por la orilla

con la misma velocidad con la que rezaba

le prometí al dios casto que ya no viviría con mi prima

no obtuve respuesta 

la caña desapareció

 

esa noche me acosté 

y la profundidad del sueño devolvió:

una mano

ascendía

tenía el caracol entre los dedos 

puso la carnada en en mi boca 

mi cuerpo se empezó a retorcer 

      mientras me arrastraba;

desde la tos  

expulso

tinta negra

chorrea

la pupila se empieza a abrir

el incendio se dilata

todo arde

el poema ha sido escrito.

 

Por Alat Saile
Ilustración por Rodrigo Tropeano