Los chicos que hacían música desde su cuarto

turquesa2

Cuando esta revista estaba naciendo -y todavía se podía cometer la locura de imprimirla y distribuirla a un precio razonable- una de mis primeras reseñas publicadas fue sobre la banda de unos amigos muy queridos que, a mi juicio, la rompían toda: TRÍPTICO. En ese momento escribí: “A la ya de por sí compleja amalgama de sonidos que propone el trío, Facundo Fernández Fontana le suma una pluma lúcida y simple. Tanguera y punk”. E inmediatamente transcribí un fragmento de una de sus hermosas letras de ese momento: Aquí y allá / en las manos no hay canciones / Si no estás vos, mi voz se hace un recuerdo / un sonido que no es mío.


Por Jeremías Felioga
Fotos de Jerónimo Rago

Casi cinco años más tarde me encuentro ante el desafío de entrevistar al portador de esa pluma lucida y simple, Facu Efes, compositor, músico, artista visual, poeta, docente, gran amigo y eterno hijo en el truco.

Le propuse que la entrevista no se restrinja a un solo encuentro para poder charlar tranquilos pero también pelotudear sin culpa, como hacemos siempre.
Facu está cansado pero movedizo, como ansioso. Unos minutos después me está diciendo:

Es un disco hecho en dos o tres meses, si hay una palabra que lo representa es manija. Absolutamente manija.

Me habla de tres o cuatro cosas a la vez y yo le respondo alguna giladita cada tanto para que sepa que le sigo el hilo. Preparamos unos mates y le aviso que pongo a grabar. Hacemos algunos chistes malos sobre eso y seguimos como veníamos.

Creo que una de las principales características del disco es que está en constante contradicción consigo mismo.  El título es un ejemplo (Me aburro y dejo todo por la mi): afirma eso pero el disco está terminado y estoy muy contento con él.

Facu nunca tiene drama en decirte qué siente o cómo lo siente, sus sentimientos parecen sobrevolar una capa fina pero fuerte de su piel, la primera de muchas. Esto genera al menos dos cosas a la hora de charlar con él, por un lado la sensación de que te habla con el corazón en la mano y por otro la certeza de que todo puede cambiar de un segundo a otro.

Hay unas ganas de ser real ¿viste? De no andar contando historias que tal vez no me suceden. Y en esa cosa de querer ser lo más sincero posible, arranco mi cotidiano y lo dejo expresado ahí: estaba grabando y mi gato maulló ¿por qué lo tengo que sacar? Si es lo que sucedió en este momento. Y bueno, vamos a dejarlo.

Facu habla del tema 5, Collage, por ahora mi tema favorito del disco. Marolio, su gatito, maúlla entre sus llamados y un piano tímido y casero. Todo desemboca en una fiesta de palabras, sonidos y texturas. En esta misma canción menciona al disco Spinettalandia y sus amigos, esa obra inmensa e irregular de principios de los setenta que Spinetta grabó junto a varios amigos (Miguel Abuelo y Pappo por ejemplo) es uno de los discos de referencia para Facu Efes, y en Me aburro y dejo todo por la mi eso vuelve a quedar claro.

Intenté hacer, con los recursos que tenía, algo rocknacionalero, aunque claramente no es rock lo que estoy haciendo. Quizás por eso las referencias a Spinetta y Charly.

Y es que Facu siempre funciona con dos satélites muy activos, uno orbitando sus raíces musicales y otro pendiente de lo que pasa ahora. No cae en la tentación de los facilismos de pegarle al trap o a los viejos del rock argentino. Se sirve de lo que lo seduce de cada uno y con eso hace lo suyo. Por eso no sorprende a quiénes lo venimos escuchando, cuando incluye samplers de Serú Girán o Almendra.  Pero tampoco cuando irrumpe en forma de cumbia o pop brishoso.

Estamos viviendo un momento en el cual un montón de bandas que escuchamos graban en su cuarto. Eso te da la posibilidad de hacerlo hasta que te guste y decir “bueno basta, acá está perfecto, así lo quiero, no le quiero poner más nada a esta cosa que estoy haciendo”. Eso antes no se podía.  Creo que dentro de cinco o diez años nos van a ver como los chicos que hacían música desde su cuarto, así como cuando escuchás música de los ochenta pensás en el redoblante.

Una de las diferencias claves respecto a sus discos anteriores, es la ausencia de su instrumento de cabecera: la guitarra.

Es mi instrumento fuerte, donde me abrazo y me escondo, entonces hacer un disco sin guitarras fue un flash. Igual no creo que vuelva a pasar.

Facu mezcla algunas anéctodas personales ("El otro día alguien me dijo `vos no rapeás, recitás con estilo´. Y es verdad, yo no sé rapear") y cosas que vio en youtube para responder. Se va por las ramas con facilidad y esa podría ser una de sus principales características.

Tal vez no es lo que más quisiera que digan, que `es un disco hecho por un millenial´; pero es lo que es, entonces ¿por qué ocultarlo?

Durante años lo escuché decir que quería hacer canciones más simples, menos cargadas. Y en parte lo logró, en relación a Malta -su disco anterior a dúo con Lucas Ortiz- hay una suerte de espíritu minimalista en estas seis canciones nuevas. Pero no logra controlar ese irse por las ramas que lo constituye como artista (y persona), entonces las canciones van de cero a cien: de lo sugerido a lo grotesco, de la sutileza a lo caótico, de su cuarto a Taiwán.

Escuché mucho Virus y Joy Division mientras hacía estas canciones, y vos dirás `no se parece un carajo´, y es cierto; pero hay una cosa del no entendimiento ¿Estoy escuchando, estoy bailando o qué onda?

El disco sintetiza por momentos los vaivenes emocionales de una (nuestra) generación: la energía en forma de eufórica prisa, la incertidumbre por el (no) futuro, la ternura al descubierto como posición política, la ansiedad 24/7… Todo condensado con cierto desdén en la mántrica estrofa: no sé qué es lo que siento pero lo siento no sé qué es lo que siento pero lo siento.

Traté de hacer un collage con todos los elementos que tengo a la mano. Hay momentos del disco en donde la poesía es más importante que la música y viceversa; y otros momentos en donde ninguna de las dos es importante: hay una cuestión plástica. Por ejemplo en el estribillo de Pez globo de humo.

La música y el arte son un todo en el universo de Facu Efes, no concibe límites en los lenguajes que hasta el hartazgo tratamos de encasillar. Quizás por eso insiste en aclarar, cada vez que puede, que esto no es un disco, ni un EP, es más bien un Fanzine Musical (pero ni siquiera).

Hay dos cosas que me atraen de un artista: la sinceridad para transmitir y la imaginación para lo inesperado. Violeta Parra con su caja, gritando y maldiciendo todo lo que tiene para maldecir… Gabo Ferro haciendo llorar a todo el lugar con su garganta… Eso también es el poder de la imaginación y del sincericidio.

Facu cantaba Sui Géneris en la primaria de Mataderos y renegaba de lo que no tuviera (o él no percibiera) un sentimiento genuino detrás. Esto aparece constantemente cuando habla de sus preferencias musicales y artísticas.

Después de tocar en OníricoCantegril y TRÍPTICO, Facu comienza a presentarse seguido en vivo, tanto a Dúo con Lucas Ortiz como en formato solista. En esa nueva etapa el mítico Pacha (o La Casita de los Chasquidos) fue un espacio de aprendizaje y experimentación clave según las palabras de Facu.

Entre esos shows solistas a guitarra y voz y los actuales con estas nuevas canciones, hay algunas notables diferencias.

Cuando terminaba de tocar en vivo Que garrón encontrarse adentro de lo hueco, quedaba una cosa espesa en el aire, súper rara, alguien tiraba algo y quedaba flotando de lo rancio que estaba todo… y eso no me gustaba. Quería dejar de quedarme sólo con esa parte. No soy solo eso. Nos enseñaron que para poder escribir tenemos que estar tristes. Y para mí durante mucho tiempo fue así, hasta que de repente fue “che, basta, no quiero más que todo lo que cante sea un garrón. El disco trata de sacarle drama al drama. A veces el drama no es tan dramático, es parte del cotidiano.

mala mía que escribía las palabras que sentía / pero nada me decían / ¿quién diría amigo que un mensaje me rescataría?/ si es un bajón la vida /  bajoniemos juntos papas del Día, manifiesta Facu Efes en Pez globo de humo, todo un cuadro de época.

Preguntas PORQUE SÍ

 

5 libros que te marcaron

La saga de Harry Potter (J. K. Rowling)
Arrancad las semillas, fusilad a los niños (Kenzaburo Oe)
Lo bello y lo triste (KawabataYusanari)
Prohibido Suicidarse en primavera (Alejandro Casona)
Plástico cruel (José Sbarra)

5 películas que te marcaron (eligió 4)

Jim y el durazno gigante (1996) – Henry Selick
Los coristas (2004) - ChristopheBarratier
Her (2013) SpikeJonze
4 minutos (2006) Chris Kraus

5 artistas fundamentales

Violeta Parra
María Elena Walsh
David Bowie
Luis Alberto Spinetta
Jaime Altozano

 5 canciones

Eiti Leda (SerúGirán) – 1978
A ningún hombre (Rosalía) – 2018
Run-run se fue pal norte (Violeta Parra) – 1966
Takeon me (A-ha) – 1984
Un loco en la calesita (Fito Páez) - 1983

 

Me aburro y dejo todo por la mi se puede escuchar acá.

Comentarios

comentarios