Los Simpsons, representando todo lo que es el rock excepto la música

Por Melisa Olivera

“El rock alcanzó la perfección en el ’74, es un hecho científico”.

Así Homero Simpson resume sus recuerdos de adolescente mientras suena de fondo Frankenstein de Edgar Winter Group. Y no está alejado de la realidad, ya que en ese año entre (MUCHISIMAS) otras cosas, salía el álbum debut de Rush, Queen lanzaba Queen II y Sheer heart attack, King Crimson deslumbraba con su disco Red, y Frank Zappa seguía tirando magia, esta vez con el álbum Apostrophe(’).Y sin irnos muy lejos, por acá pasaban cosas como Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, de Sui Generis o el disco homónimo de Invisible.

 En Los Simpsons son comunes los momentos de rock y las apariciones de varias estrellas a lo largo de las temporadas. Algunas de ellas son The Who tocando en el Nuevo Springfield cuando la ciudad se separa; la versión cristiana de Quiet Riot; los Ramones deseándoles un feliz cumpleaños al Señor Burns; los Red Hot Chilli Peppers tocando en el bar de Moe; Bachman Turner Overdrive, mejor conocidos como BTO, la respuesta canadiense a ELP (Emerson, Lake y Palmer), siendo su mejor éxito TCB (Taking Care of Bussiness); los Rolling Stones y muchos más artistas en el campamento de rock.

Como un caso curioso, tenemos a los Beatles haciendo su aparición de a uno a la vez, cada uno en un capítulo diferente; Ringo Starr como el amor platónico de Marge en su adolescencia, George Harrison denominando a Homero como un "agradable sujeto" cuando éste forma parte de Los Borbotones, Paul y Linda McCartney como amigos vegetarianos de Apu, y John Lennon junto a los demás miembros en un submarino amarillo en la fantasía anestésica de Lisa en el dentista.

Pero el capítulo ejemplar donde se representa mejor el rock y su ambiente es "Homerpalooza" (o "Reventón" en Latinoamérica) un episodio repleto de artistas invitados que representan el espíritu grunge estadounidense de la década de los ’90, en donde Homero deja de ser “prendido” frente a una multitud de jóvenes que ya no se fascinan por la música antigua y ñoña, sino que buscan una respuesta a sus incógnitas en el Hullabalooza, el cual alude a uno de los más importantes festivales de la música hasta hoy.

Homero, tras un accidente con un cerdo inflable que Peter Frampton consiguió en el bazar de Pink Floyd, se convierte en uno de los fenómenos del festival; recibe balas de cañón en su estómago resistente. Entonces vuelve a sentir lo que es “estar en la onda”, algo que su padre le había marcado en su juventud que no iba a volver a ocurrir.

El episodio fue transmitido en 1996 y cuenta con la aparición de músicos populares en la época como Cypress Hill, el grupo de hip hop que termina fusionándose con la Orquesta Sinfónica de Londres, Sonic Youth, quienes asaltan la hielera del ya mencionado Frampton, otro de los invitados del capítulo, y los Smashing Pumpkins, ante los cuales Homero se presenta como "Homero Simpsons, de Los Simpsonitos", y les agradece por negarles con sus canciones un futuro a sus hijos que él no podría darles.

Entre idas y vueltas, el capítulo es una sátira del modo de vida de los fanáticos de la música y demuestra cómo cada persona es marcada por la música que solía escuchar de adolescente, cómo refleja sus ideales.Este es un tema recurrente en la serie, ya que muchos flashbacks de la juventud incluyen a Homero y a Marge marcados por la música; en el momento en que el hombre pisa la luna, Homero escucha tirado en un puf Yummy Yummy Yummy de Ohio Express, y en un escenario parecido disfruta de A Night at the Opera de Queen.

Podemos recordar a Marge llevar a su primer día de clases en la primaria una lunchera de los Monkees. Y que Close To You de los Carpenters es la canción que representa la unión entre ambos. Pero principalmente Homero, que vivió una época dorada del rock, les habla a sus hijos de agrupaciones como “Grand Funk Railroad, que abrió el camino a Jefferson Airplaine, que abrió el camino para Jefferson Starship, que preparó todo para el Alan Parson’s Project, que trabajaron con los Beatles” mientras escucha Mississippi Queen de Mountain, con un entusiasmo propio de un verdadero seguidor de la música de rock and roll.

Los Simpsons nos demuestran a lo largo de la serie que saben cómo plasmar los sentimientos y el espíritu adolescente que se nos viene a la cabeza cuando escuchamos música como fanáticos, y también sabe explicar qué es lo que hace al rock and roll, el rey de la música. Y nos acompañan cuando creemos que vamos a rockear forever, forever,forever…

Comentarios

comentarios