«Lxs Mentirosxs», lo nuevo de Alejandro Jovic

00aa

Luego de su memorable interpretación como Ricardo en Un Año sin Nosotros (2015), la serie web de UN3TV, Alejandro Jovic no se quedó nada quieto, protagonizó Kaselman e Hijo (2017), Crónicas Ferreteras (2018) y escribió, dirigió y protagonizó su primer largometraje: Los Mentirosos (o Lxs Mentirosxs), con la que acaba de ganar el premio a Mejor Largometraje en el Festival de Cine de Chascomús, además haber participado en la selección oficial de CANNESERIES en Francia.


Por Jazmín Felioga
Fotos de Paola Mansilla

¿Cómo fue tu primer acercamiento hacia el mundo de la actuación?

Creo que fue en el colegio, en la representación de alguna obra conmemorativa en alguna de esas fechas que se celebran. Hice de Pinocho en una obra en inglés. Tenía 9 años.

¿Cuáles fueron tus influencias? ¿Te encontraste con alguien que te marque en este camino?

Es un poco raro hablar de influencias porque a uno lo influyen más de lo que quisiera. A veces uno piensa como influencia en lo que le gusta. Y a mí me encanta Cassavetes (John) y no sé si tengo algo que tomé de él y lo pueda expresar de manera cinematográfica. No sólo en el ambiente del cine, mucha gente te influye. Voy a hacer una versión libre de tu pregunta y voy a responderte lo que yo quiero, que es a quién me gustaría parecerme. Me gusta Martín Rejtman, sobre todo Silvia Prieto y Los guantes mágicos. Desde muy chico me gustó el cine argentino. Torre Nilsson, Leonardo Favio, algunas cosas del mejor Agresti… Woody Allen durante mucho tiempo me pareció un maestro, su obra ¿no? Ahora me cuesta aceptarlo. No quiero negar su legado, tiene 10 obras maestras, y 20 películas muy buenas, y pocas malas. No sé si volvería a ver una película o un estreno de él.

¿Cuál fue tu primer trabajo como actor?

Yo siempre quise ser director, no soy actor, o no me considero como tal. Actúo de vez en cuando, me divierto, trato de hacerlo cada vez mejor, pero me considero guionista y director. Mi formación audiovisual fue en un taller juvenil El Mate, que se da en Vicente López, dirigido por Irene Blei y Lucía Cano, y allí hice tres años, entre 1998 y el 2000, de los 15 a los 17 años. Me marcaron para toda la vida. Fue una enseñanza continua y completa. Allí desarrollé mis primeros cortos. La primera vez que trabajé profesionalmente fue como meritorio de arte en un largometraje inédito, que sólo se pasó alguna vez en el festival de Mar del Plata, que se llama Pernicioso vegetal. Dirigido por Mariano Mucci, que es otra de esas personas que me posibilitó la vida que llevo. A través de trabajar con él y actuar en sus películas, me fui vinculando con las personas que frecuento hoy en día.

¿Cómo llegaste a la plataforma de la UN3?

Llegué lateralmente, a través de haber sido convocado para una miniserie que se llama Neuróticos, que escribió y dirigió Fernando Milstein, creador de Un Año sin Nosotros. Fue él quien me convocó para ambas miniseries junto a Calma Cine, la productora. Recién en Los Mentirosos es que formo un vínculo como director y productor. Los Mentirosos es una serie que escribí, dirigí, produje y protagonicé. Nació como un corto, y a través de la UN3 decidimos hacerla  en formato miniserie. Luego hicimos un largometraje que se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

En Un Año sin Nosotros encabezás un protagónico junto a la actriz Paula Carruega en donde se los ve muy compenetrados, con una química que vuelve a aparecer en Los Mentirosos. ¿Cómo fue trabajar con ella nuevamente?

Paula ya es parte de mi vida, de mi cotidianidad, tenemos un vínculo muy lindo. Como actriz me parece de primera línea absoluta, es una gran actriz. Es capaz de llevar las cosas hacia un nivel de profundidad y entrega muy grande. Es una buena compañera y siento que vamos a hacer mil cosas juntos.

¿Cómo surgió la idea de que vuelvan a ser pareja en la ficción?

Fue un proceso. Los Mentirosos comenzó inmediatamente después de Un año sin Nosotros y fue una búsqueda mutua de seguir trabajando juntos. Era algo que ya tenía esbozado, que tenía escrito desde antes de hacer la serie. Lo mismo que Ezequiel Tronconi, que también es parte de Un Año sin Nosotros, y se sumó porque se generó algo tan lindo, de tanta confianza, de sentirse tan bien con el otro que buscamos seguir profundizándolo. También fuimos pareja en Kaselman e hijos, otra serie. Y creo que vamos a seguir haciendo de pareja, de hermanos, de amigos y enemigos.

¿Qué relación encontrás entre la actuación y la música?

Son lenguajes diferentes y complementarios que tienen una misma esencia pero otras avenidas, digamos. La esencia es la expresión. En inglés se usa el término Play tanto para actuar como para hacer música. Eso siento. Yo toco la guitarra, soy músico aunque no ejerzo, estudié entre los 9 y los 18, tuve mis bandas y todo. Fui guitarrista de Galel Maidana, que es cineasta también.

¿Qué tan importante sentís que es la musicalización en la serie?

La música es una de las herramientas para contar y está bueno usarla en algunos casos. Me parece que todo depende del proyecto, o sea, a mí por ejemplo no me gusta la música incidental, pero hay películas de cine de género, sobre todo, en donde es muy necesaria. Para lo que hago yo me gustan más las canciones. Salvo en Domingo, un corto que dirigí y protagonicé, en donde Loli Molina, una gran guitarrista argentina, hizo la música para un segmento que me encantó.

En Los Mentirosos cada capítulo está musicalizado con una canción en particular…

Tiene que ver con la historia, los personajes son músicos, por eso la cuestión del disco del lado A -lado B. Si la historia no hubiese sido así no creo que hubiésemos tenido esa música con separadores. Hay ejemplos maravillosos, Trainspotting tiene una banda de sonido espectacular, Scorsese es el maestro de eso. Pero también creo que a veces parece corresponder a una vagancia narrativa poner una canción que te explique, es un arma de doble filo. Es riesgoso poner una canción, porque cada uno tiene una forma de interpretación distinta y a veces saca al espectador de la escena que querés contar, porque  una canción te reconecta a vos con tu historia, eso te puede hacer perder el hilo. Me gusta si va, si no, no. A veces puede terminar pareciendo un videoclip y eso no me gusta. Para mí la música también se da en los diálogos, en la edición, todo tiene que tener un tempo, una melodía, el sonido de las palabras. Porque una cosa es una serie web que no pagás derecho de nada y otra es el cine. Es muy complicado. Es un lujito que uno se puede dar, con cuidado. Mi recomendación es: no abusar de la música, salvo que la historia lo requiera.

¿Siempre supiste que ibas a incurrir en la dirección? ¿Cómo se siente dirigir a compañeres?

Siempre supe qué quería ser. Sabía que iba a terminar dirigiendo y me esforcé mucho para hacerlo. Dirigir a compañeres es igual que dirigir a cualquier actor o actriz. Vos sos el director del proyecto. Vos tenés que sacar el proyecto a flote, sacar lo mejor de cada une, tomar decisiones, proponer, y ganarte el respeto de todes. Es elegir a las personas que querés que sean, charlar, escucharlas y dejar que hagan lo que tengan que hacer. Y tu tarea es ser un guía. Yo jamás le digo a Paula como tiene que hacer una escena. Hablamos del personaje, nos ponemos de acuerdo y seguramente ella no agarre por un lado diferente. Lo que sí, me ayuda el estar del otro lado de la cámara. En el cine tenés que pensar en el montaje. Entonces es mejor darle libertad a la gente que trabaja y luego poder tomar lo mejor de eso, reducirlo. Generar un ambiente en donde el actor o la actriz se exprese, en lugar de ir cortándola todo el tiempo. Es mucho mejor guiar, no imponer. Yo como actor seré bueno, malo o regular, pero conozco el oficio, conozco el lenguaje. Fui meritorio de arte, fui segundo de dirección, primero de dirección, continuista, asistente, director, actor. Eso me permite una mayor sensibilidad.

¿Qué tipo de ficción es la que más disfrutás como espectador?

Las que me interpelan. Los opuestos: en las que me siento identificado, o en las que nada identificado. El término medio no me va. Como espectador soy mucho más amplio que como autor. Como autor me manejo en pocos tonos. Como espectador veo muchas cosas. Me gusta lo genuino. Lo que me ofrece un punto de vista propio. No busco algo que me guste. Prefiero mucho más que me interese, que me despierte, que me indague. Prefiero eso antes que los que intentan complacer a todos. Siento que me tratan como estúpido. Que me dan toda la película masticada. Incluso a lo mejor voy y me divierto con alguna. Pero después salgo y me olvido. Como género la comedia me interpela mucho. La comedia dramática. Los dramas con humor.

¿Qué se siente que tu serie haya estado nominada en el Festival Internacional de Series de Cannes con otras series de alta relevancia y contenido?

No sé. Es lindo. Está bueno que esté en un festival prestigioso, se exhiba en una vidriera. Pero es externo a la serie misma. La serie es igual esté o no esté en Cannes, no es mejor ni peor, ni nada. Son las parafernalias que están alrededor del cine y que tiene que ver con negocios. No voy a jugar a que me da lo mismo, pero es como un mimo. No es que no me van a cobrar la cerveza porque estuve en Cannes. No hay ningún beneficio. De igual manera, está bueno disfrutarlo. Toda esa semana fue linda. Veía a Ezequiel (Tronconi) y a Paula (Carruega) allá, vestidos y pasándola bien, estaban defendiendo la serie.

 

Preguntas PORQUE SÍ


3 actores o  actrices argentinas

Éricas Rivas, Rosario Bléfari y Paula Carruega

3 actores o actrices internacionales

Gena Rowlands, el Al Pacino de los 70´ y Diane Keaton

Banda favorita por excelencia

The Beatles

Músico o solista favorita

Prince

Un libro que te haya marcado

Pájaros de la cabeza, de  Fogwill

 

Comentarios

comentarios