Parks and Recreation: La comedia del optimismo

Por Francisco Alzúa

Esta serie de la NBC nace en una desesperada y ardua búsqueda de la cadena por encontrar una serie de comedia que siguiera el estilo de su más grande éxito cómico The Office. Así surge Parks & Recreation, originalmente pensada como un spin-off de la anterior, pero que rápidamente encontró luz propia en las primeras reuniones de preproducción donde el creador de The Office, Greg Daniels, junto a Michael Schur, decidieron otorgarle independencia a ésta comedia que luego se transformaría en, quizás, una de las mejores que hayan estado en la parrilla estadounidense en la última década.

Es difícil explicar de qué trata Parks and Recreation para alguien que no la haya visto nunca. Y con esto lo primero que quiero decir es que si te gustan las series, sin dudas, agendes ésta y le des la oportunidad que le estuviste negado todos estos años, no hay posibilidad de arrepentimiento. ¿Se trata de una comedia coral que tiene lugar en las dependencias municipales de ese gran e imaginario pueblo en Indiana, Estados Unidos, llamado Pawnee? Sí, pero también es una serie que te hace formar parte de la historia, como si fueses un habitante más que conoce las costumbres y vecinos de Pawnee, un pequeño pueblo de ficción, tan nutrido de singulares vecinos y locales como lo es Springfield de Los Simpsons. Allí conviven esta suerte de personajes extravagantes, representantes de lo mejor y lo peor de la cultura norteamericana.

Y en el centro de todas las discusiones se encuentra Leslie Knope, la valiente, incauta, inteligente y mayor responsable del Departamento de Parques y Recreación. Una mujer que ha nacido para servir, sea desde su pequeña oficina o como presidenta de los EEUU.

En la piel de Knope se encuentra la alumna de Saturday Night Live y una de las actrices cómicas más importantes de los últimos años, Amy Poehler. La actriz desarma un personaje creado a obra y semejanza de su registro y logra la inmediata simpatía por alguien que puede resultar irritante en cualquier otro tipo de escenario o contexto, pero que su optimismo, su predisposición y el amor por sus amigos la destacan de cualquier otro personaje que hayamos visto en una comedia norteamericana.

Leslie es la protagonista absoluta de Parks and Recreation, la feminista insaciable, y su mayor cualidad es siempre estar a la orden de los demás, logra evolucionar a lo largo de las siete temporadas que la serie duró y demostrar que con tenacidad, dedicación y amor por lo que se hace, se puede llegar a hacer algo bueno por los demás.

Junto a Poehler, un gran elenco de actores secundarios que nos deleitan con sus mejores dotes cómicos. La particularidad del estilo “falso documental" que toma de The Office nos ha hecho descubrir a una colección de cómicos que han sacado provecho al formato para improvisar a su antojo. A veces era difícil incluso separar sus personajes de su persona.

De una pequeña serie, que les dejaba jugar un poco, a ser algunos de los rostros más solicitados del cine y la televisión. Chris Pratt ha dejado de ser el gordito gracioso Andy para convertirse en un héroe Marvel en el éxito del 2014, Guardianes de la Galaxia. El duro macho alfa Nick Offerman (casado con Megan Mullaly en la realidad; y en la ficción por un tiempo), que encarna a posiblemente uno de los mejores personajes que la televisión ha sabido regalarnos, Ron Swanson, se prepara para la segunda temporada de Fargo. También encontramos a una joven Aubrey Plaza, ya instaurada como actriz de cine independiente, en la piel de la oscura e irreverente April Ludgate.

Aziz Anzari, Tom Haverford en la serie, es uno de los stand-uperos más solicitados del circuito de monologuistas, solo por debajo de Louis C.K., Chris Rock o Jerry Seinfeld. Adam Scott ya instaurado también como actor de, por lo menos, una decena de películas cómicas y en la serie da vida a Ben Wyatt, el flamante amor de Leslie Knope, un inocente y seguro hombre que compartirá junto a Knope su amor por el trabajo y el inquebrantable amor que sienten el uno por el otro. A Rashida Jones, como la enfermera Ann, alejándose de la actuación por un tiempo, le han dejado en sus manos nada más que el guion de Toy Story 4. Incluso la carrera de Rob Lowe ha vuelto a ser, literalmente, revitalizada luego de su frenético Chris Traeger.

"Sería imposible mantener a estos actores más temporadas", reconocía el ejecutivo de programación de la cadena, Bob Greenblatt, dejando claro que la serie debía terminar en su séptima temporada, a comienzos de 2015 (llevaba en emisión desde el año 2009).

Cada uno de los personajes cumple un rol fundamental en el Departamento de Parques y Recreación, algunos llegan, otros se van, pero todos en algún momento son parte necesaria de esta gran oficina de trabajo que los une y los transforma para el resto de sus vidas. Porque de eso también va ésta serie, del lazo de amistad que logran construir éste grupo de personas muy diferentes, en éste ambiente laboral un poco subestimado por el resto de los departamentos del gobierno, pero que gracias a la dedicación que cada uno de ellos impone sobre su trabajo logran sacar adelante y alcanzar incontables metas. Premiado en muchas oportunidades, y hasta quizás menos de lo que en verdad se merecía, Parks and Rec. nunca contó con grandes datos de audiencia en Estados Unidos, pero rápidamente supo ganarse una cantidad de fans acérrimos que la siguieron hasta el final.

En Argentina sólo tuvimos la suerte (o desgracia) de verla por la pantalla de Sony algunos sábados a la medianoche, luego de alguna versión vieja o repetida de SNL, junto con otra gran comedia, también un poco desvalorada y también de la cadena NBC, Community. Pero peor es nada. Se trata de siete temporadas. Una corta primera de seis capítulos e incluso un poco fallida, pero seis siguientes temporadas cargadas de situaciones entrañables, construyendo una ciudad y unos personajes tan increíbles como reales, un pequeño mundo cargado de locuras y felicidad. Son 125 capítulos de puras risas y gags inolvidables.

La inocencia y el optimismo son las dos bases fundamentales de ésta serie, por lo que es innegable que el resultado sea la alegría instantánea que produce cada episodio de la serie. Es difícil encontrar una comedia que te haga reír y emocionar y que además sea profunda. Parks and Recreation cumple con todo y como quien no quiere la cosa, se ganó el cariño absoluto de sus seguidores. Con guiones excelentes, donde los propios actores reconocen que eran muy pocas las veces que improvisaban ya que los guionistas lograban escribir lo mejor que cada personaje podría dar.

Los golpes bajos no existen, ni tampoco los chistes básicos y las risas enlatadas ya no forman parte de esta nueva etapa de la comedia, de esta nueva generación de espectadores que demandan un poco más y Parks and Recreation supo dárselo.

Comentarios

comentarios