Poesía y cuerpo: entrevista a Victoria Urquiza

2020-07-05_018 _DSC07672 (2)

Por Javier Martínez Conde
Fotos por David Esteban

 

Si entramos a tu Instagram, lo primero que vemos es que sos parte de tres colectivos artísticos y de un proyecto del que te preguntaré después. ¿Nos contás de qué va cada uno de estos?

Claro que sí. Write like a girl, que se formó en el 2016, tiene como eje principal la escritura colectiva. La entendemos como contracultural y contrahegemónico, buscamos además tirar por tierra el mito de lx escritorx solitario. Es en las redes donde creemos que está la clave, el punto de fuga de un sistema cada vez más cruel.

La colectiva PAP (poetas apátridas pasajeras), por otra parte, surge un año después, la búsqueda de lo colectivo tiene que ver en este caso con la performance, el poner el cuerpo a la palabra. Estamos prontas a sacar nuestro primer libro, Error 404, por Fracturas ediciones.

El tercer colectivo, el de escritorxs por la IVE, surge por la necesidad de aunar fuerzas y pedir por el aborto legal. En 2020, se editó el libro Cuerpos Urgentes (Mola Ediciones), que reúne la voz de 25 escritorxs de Mendoza.

Todo esto ocurre en Mendoza, que es de donde sos. Haciendo una generalización, el público porteño cree que el mapa poético autogestivo no existe más allá del Conurbano, probablemente por la centralización histórica que siempre existió por Buenos Aires. ¿Esa centralización impone que ustedes sí conozcan el panorama de acá o simplemente la distancia regional hace que existan pocos puentes de retroalimentación?

Creo que todo el tiempo estamos tratando de establecer puentes, ¿no? La virtualidad hoy nos permitió acercarnos y que pudiéramos participar en lecturas, invitar a recitales virtuales, hacer circular la palabra por otros medios, en otros formatos. Sin embargo, creo que sigue faltando retroalimentación, no solo con Buenos Aires, faltan lazos que tracen una cartografía federal. De todas maneras, el eje centro-periferia se establece incluso dentro de nuestra misma provincia, y ese es uno de los mayores desafíos hoy. Deshacer esas “fronteras”.

Hace unas semanas hiciste un pronunciamiento público acerca de que la literatura es trabajo, exigiendo políticas públicas relacionadas a la cultura. Entiendo que es un movimiento colectivo Provincial. ¿Cuáles son las problemáticas más urgentes?

Principalmente el abandono de lxs trabajadorxs, la falta de propuestas estatales y espacios de circulación, divulgación, edición. Comparto el comunicado de prensa realizado en Asamblea:

“Como colectivo, debatimos las problemáticas que atraviesa nuestro sector en particular tanto en el ámbito de la edición, como en la publicación y circulación de las producciones locales.

Es de carácter urgente que los sectores gubernamentales tomen iniciativas que promuevan la literatura y, sobre todo, que la consideren como un trabajo que debe ser remunerado y reconocido como tal.

Los ámbitos autogestivos, tanto en la producción como en la circulación, son los únicos existentes en el circuito literario mendocino. Y los mismos, enfrentan dificultades burocráticas y financieras para mantenerse.

El abandono total en los departamentos por fuera del Gran Mendoza, la casi extinción de la editorial de la provincia: Ediciones Culturales, la falta de personas del ámbito literario que trabajen en los espacios afines y el deterioro paulatino de la Feria del Libro son algunos de los escenarios que nos presenta la provincia. Estamos generando propuestas y reuniones para abrir el diálogo con el gobierno, hacer explícito el reclamo y generar presión para transformar estas situaciones.

En conclusión, la literatura mendocina está en un permanente abandono y riesgo de desaparecer. Pese a eso, somos muchas las personas que trabajamos día a día en este ámbito, construyendo a pesar de las condiciones adversas. El hecho de que estemos organizadxs, no sólo nos conforma como un grupo con necesidades que deben ser atendidas, sino que nos nuclea y nos pone en relación con otros colectivos de artistas que están sufriendo desde sus disciplinas la ausencia estatal. Entendemos las especificidades de cada sector, pero también la importancia de trabajar en conjunto para hacerle frente a esta situación de emergencia cultural.”

Está claro entonces que lxs artistas están enmarcadxs en el contexto que les cabe. ¿Cómo creció la poesía dentro de vos? ¿Cuál es tu primer recuerdo y qué es lo que te indicó que debías elegir este camino?

Creo que de una manera muy natural, si es que puede hablarse en esos términos, que es algo que siempre estuvo. Mis viejes siempre estuvieron muy atentos a nutrirnos en ese sentido: en casa se leía mucho, se escuchaba mucha música, se iba mucho al teatro. Recuerdo haber leído libros que sacaba de la biblioteca en casa de mis viejes, y que hoy forman parte de mi biblioteca. Quizás, el primer acercamiento fue más bien intuitivo, empecé escribiendo cuentos, pero pronto me di cuenta que no tenía algo para “contar”, que lo que había era una mirada del mundo, una manera de ir rodeando agujeros, abismos, imposibilidades.

El camino se fue develando solo, pero si tengo que nombrar un primer paso, fue sin duda el taller que coordina Diana Starkman, a quien me animé a compartirle algunos textos. Ese fue una suerte de faro, de aliciente.

Tu primer libro de poesía, que fue publicado por Caleta Olivia en 2018, se titula Luna en Escorpio. No puedo evitar preguntarte por tu relación con la astrología...

Soy estudiosa del tarot: casi al mismo tiempo que me animaba a darle lugar a la poesía como oficio, me iniciaba en el camino del héroe planteado por las cartas. Curiosamente, ayer leía la solapa de un libro sobre Tarot que decía el “el tarot es poesía”.

Una leyenda dice que cuando se perdió la biblioteca de Alejandría, todo el conocimiento  fue condensado en un mazo. Como sea, el tarot y la astrología no dejan de ser lenguajes simbólicos, y qué es la poesía sino un “lenguaje ritualizado”. Todas puertas de acceso a lo desconocido.  

Es un libro editado hace tres años. Dos preguntas se desprenden del paso del tiempo. Por un lado: ¿Crees que envejeció bien, lo seguís releyendo con cariño o esa luna de la transformación te desentendió de aquel momento tuyo? Por otro lado: ¿Está en planes publicar un segundo libro prontamente?

Un poco y un poco, es cierto que esa transformación que propone lo escorpiano está en el libro y me ayudó en un momento particular. Pero, si bien siento que sigue diciendo, hay búsquedas nuevas, otras obsesiones que exigen también nuevas formas.

Estuve trabajando sobre dos libros y me gustaría mucho poder publicar prontamente pero no es un proyecto que esté por concretarse en lo inmediato.

Contame de Literatura Zombie, el proyecto que te dije que después te preguntaría. Dejame contarle al resto que estoy suscrito, uso y recomiendo.

Literatura Zombie – resucitando las palabras- es un proyecto que nació a fines del año 2017. Junto con Laura Martin, amiga y colega, pensamos en una propuesta que acercara la poesía a la vida cotidiana de las personas. Entendemos que la poesía y el arte en general, debe ser una experiencia al alcance de la mano de todes.

Partiendo de esa noción, hemos ido trabajando con diferentes corpus: un año la temática fue la muerte, luego difundimos solo mujeres y disidencias, un año respetamos las efemérides, otro hicimos un abecedario poético y este, decidimos darle la vuelta al mundo y cada mes nos centramos en autores de algún país que quisiéramos conocer. Nos interesa la interacción con otras artes, como el teatro y la música.

Movidas por este objetivo, nos planteamos compartir poemas de diferentes autorxs y épocas para distribuirlos en espacios no convencionales: el supermercado, el casino, el limpiaparabrisas de un auto, el banco, el baño de un bar, etc. También enviamos audios semanalmente vía WhatsApp y realizamos (cuando los tiempos son propicios) intervenciones callejeras. Nos gusta recuperar lo lúdico y el disfrute, tanto para quienes son receptores de estas acciones como para nosotras.  

¿Cómo es María Victoria Urquiza cuando no está escribiendo?

¡Una geminiana neta! Una procrastinadora serial, que siempre está buscando algo nuevo para hacer. ¡El gran tema en terapia: no se puede todo!

 

Victoria Urquiza. Profesora en Lengua y Literatura, forma parte del grupo taller Más allá de las palabras, de la colectiva P.A.P y del Colectivo Write like a girl. Coordinó en compañía de Ivana Carrizo el taller Frankenstein. Además, junto con Laura Martín lleva a cabo el proyecto Literatura Zombie para la difusión de literatura por medios no convencionales. Ha publicado en revistas digitales y en algunas antologías. Su plaqueta Registros, apareció en agosto de 2017. Luna en Escorpio (Ed. Caleta Olivia), su primer libro, fue presentado en julio de 2018. En 2019, autoeditó las plaquetas Puedo ponerme ñoña y decir, Abecedario de la pérdida y Paraíso perdido.