Por qué Better Call Saul no es simplemente la precuela de Breaking Bad

bcs

Por Germán Nonell

Para los que ya vieron la serie completa, esta pregunta les puede sonar demasiado obvia, pero cuando analizamos el contexto en profundidad, las cosas se amplifican todavía más. La serie en sí fue un completo éxito, y una de las mejores de todos los tiempos ya que narra sobre el proceder de los narcos, dealers y/o vendedores de drogas, en este caso metanfetaminas en la región de México, incluso en diversos medios se ha hablado de que muchos hoy en día han adoptado las medidas tomadas en dicha serie, pero cuando analizamos ambas producciones, notamos que ésta, en particular, es más que la precuela de la primera.

Primero, así como Walter White inventó un sobrenombre para no ser reconocido por nadie, en especial por su cuñado que es agente de la DEA, antes de pasar a llamarse Saul Goodman, nombre por el cual sería reconocido por mucha gente, el abogado, cuya única obsesión es ganar dinero, antes se llamaba James McGill. Lo único que quería era ayudar a las personas, en el ámbito del derecho, pero su hermano mayor -a quien admira e idolatra- siempre se interpone y lo juzga todo el tiempo por nunca haberse recibido en la facultad, lo cierto es que siempre actúa por encima de la ley, además que su prontuario es de lo más aberrante.

Segundo, así como White se inclinó hacia las drogas para dejarle una herencia a su familia para cuando ya no estuviese, McGill arma toda una campaña de desprestigio, tanto contra su hermano, los medios, comocontra el resto del bufete, con tal de hacer que su gran amiga y más tarde novia, Kim Wexler, tenga éxito y sea tomada en serio por el resto, pero lo único que consigue es comprometerla, tanto a ella como a él mismo.

En pocas palabras, además de ser una precuela a la primera serie, Better Call Saul es como la otra cara de la moneda; porque además de que Saul Goodman es como el reflejo de Walter White, ambos personajes construyen un imperio que los hace tornarse en figuras competentes, las dos igual de peligrosas, además de que ambos inician de la misma manera. Cada cartel en la región acude en su búsqueda, hasta que su reputación llega a los ojos de la misma DEA.