Mini Mansions, la banda que rompe con todos los prejuicios.

Por Melisa Olivera

Una bandita de medio tiempo: aparece cuando los tiempos de los miembros se acomodan. Son tres hombres cercanos a ser treintañeros, que mezclaron todo lo bueno de varios géneros y agrupaciones; juegos de voces que evocan a los Beatles, y más aun a sus equivalentes californianos, los Beach Boys. Psicodelia setentera, un kit de batería improvisado, y melodías de pianos y sintetizadores. Mientras todos estos elementos se unen para formar la música de Mini Mansions, lo que hay que saber es que Michael Shuman, el baterista y vocalista de este conjunto es a la vez bajista de Queens Of the Stone age, una de las bandas más importantes del rock de guitarras actual.

Es interesante el contraste que se puede lograr cuando se comparan estos dos grupos. Podemos considerar a ambos delntro del género rock. Pero, ¿Qué tanto se parecen? Mientras QOTSA hace lo que podríamos considerar rock pesado, Mini Mansions tiene pocos elementos, que se van uniendo de a poco, en canciones serenas, dramáticas, con sonido electrónico y melodías extremadamente pegadizas. Sin embargo, se ubica más cerca del pop que del rock. La banda, está formada por tres integrantes: Tyler Parkford, pianista y vocalista, aunque también comparte voces con Michael Shuman, quien es una especie de baterista; su kit se compone de un par de tambores, un hi-hat, un platillo, y drum pads. La particularidad de este integrante es que toca parado, ya que al no tener bombo no necesita sentarse. Por último, Zach Dawes, ocupa el lugar de bajista.

Mini Mansions surgió en el 2009, cuando Queens Of the Stone Age se tomaba un descanso de 6 (¡) años, luego de la gira del disco Era Vulgaris. Nació del deseo de Shuman de hacer algo diferente a lo que venía trabajando con QOSTA, así que ensayó con Dawes, un amigo de la infancia, y el compañero de vivienda de éste, Parkford, quien resultó ser una pieza importante para el estilo de la banda. Pronto el proyecto se convirtió en algo serio, llegando a sacar un EP homónimo en el 2009, en el que algunas canciones pasarían a formar parte de su primer disco, Mini Mansions (2010). En 2012 sacaron otro EP llamado “…Besides…”, con solo tres canciones (cover de Heart Of Glass de Blondie incluido) pasaron bastante desapercibidos para la prensa y las ventas. Lo que no pasó desapercibido fueron sus ganas de hacer la música que deseaban, y eso se refleja en todas sus canciones. En el 2013 Shuman volvió con Queens Of the Stone age para grabar …Like Clockwork y con ello hacer la gira promocional del disco. No fue sino hasta marzo de este año que lanzaron su segundo disco, The Great Pretenders, que está disponible en Spotify y cuenta con la participación de dos personas bastante importantes en la industria musical; Alex Turner de Arctic Monkeys, en Vértigo, y Brian Wilson, el histórico Beach Boys, en la canción Any Emotions.

Es un disco lleno de expectativas, de experiencias personales, de mucha producción a comparación del anterior, y con un sonido aún más electrónico y más pop (más “ochentoso”si queremos) sin dejar de lado la línea de sus trabajos anteriores. A partir del caso particular de Shuman, quien decidió que debía hacer pop en algún punto de su vida, se puede reflexionar acerca del prejuicio (miedo) que se le tiene al género. Sin darse cuenta decidió también hacer que los oyentes de la música cambien sus perspectivas frente a éste. “Pop” no es una mala palabra. Muchos, familiarizados con el sonido de Queens Of the Stone Age rechazan al instante Mini Mansions porque están acostumbrados a que los proyectos paralelos de sus integrantes sigan el estilo de esa banda, como por ejemplo Them Crooked Vultures.

En conclusión: Mini Mansions es una tierra de contrastes.

Comentarios

comentarios