Sin decir adiós

Sin decir adiós 1 Margoth Avila
Inclinó levemente, el ángulo de su realidad prismática.
Vislumbró, tristemente, el reflejo de una risa dramática.
Respiró suavemente, la decadencia de una atmósfera aromática
y quebró, impunemente, su caduca realidad paradigmática. 
Discernió, plenamente, la honra del orgullo ideológico.
Descartó, sabiamente, aquello que creía patológico.
Rechazó, fatalmente, aquel posible lazo simbiótico.
Se asustó, mansamente, de un típico porvenir tan caótico. 
Se cansó, obviamente, de todos sus esfuerzos davídicos
pues notó, fugazmente, la pena en su andar lento y fatídico.
y se dimensionó a otro plano, sin decir adiós.
 
 
Poema por Emanuel Sacomani
Foto por Margoth Ávila