Sobra vida en La Tangente. Sabot presentó su nuevo trabajo, “Non Tempus”

sabot 2

Por Melisa Olivera
Fotos de Luli de La Torre

El jueves 5 de septiembre a las 21 hs, de a poco se arrimaba la gente al barrio de Palermo para presenciar el nuevo trabajo discográfico del cuarteto: Non Tempus es un pequeño EP con 4 tracks que, a diferencia de sus dos álbumes anteriores, conectan con una estética un poco más pop y ligera, sin dejar de lado el rock ni las letras críticas y perspicaces. Sabot es un cuarteto de rock oriundo de Ciudadela, compuesto por Pablo Eguibar y Leandro Frais, ambos en guitarra y voz, Matías Jove en el bajo y voz, y Jonny Doná en la batería.

Pero antes de la presentación de dicho álbum, comenzando y enmarcando la velada nocturna pudimos disfrutar de un espectáculo, al cual me refiero así porque otros motes le quedan cortos. Es su carácter performático y de propuesta interactiva la que diferencia a Mermelada de Morcilla, que esta vez, en formato solista, ofreció sus canciones acústicas con un contenido que refiere a lo que me gustaría llamar “adolescencia tardía”, todo eso que nos pasa a los veintitantos (o quizás más, no lo sé) en cuanto nos damos cuenta que ser adulto es un poco una mentira. A oscuras, acompañado de la participación del público y ciertas actividades específicas para cada canción, como soplar burbujas o peinar al músico, generando un contexto de múltiples signos en interacción que invitan a reflexionar más significados sobre lo que escuchamos.

Entonces ahora sí, luego de una pausa, y con la sala agotada, Sabot comenzó a presentar el trabajo hecho durante un largo tiempo: su presentación de Non Tempus, donde no faltaron los hits propios, las nuevas canciones y los covers inesperados, haciendo de este recital una fecha completa, que refleja los esfuerzos y el trabajo de la banda para ofrecer un show orgánico y de calidad. Para empezar, arrancaron con un tema del disco anterior, Oculto, para luego terminar de entrar en calor con el corte principal de Non Tempus, Falta Vida, seguida de Historias 24x365, que terminó de englobar el principio del show y la presentación de los tracks estreno. Luego continuaron con temas ya conocidos por todo su público, donde se notó la energía y la atmósfera de un conjunto que a esta altura ya puede ofrecer una lista de canciones que son bien recibidas y acompañadas por quienes asisten a sus recitales. Entre los temas que integraron esta especie de segundo bloque, además de los propios, Sabot propuso dos covers; Instituciones de Sui Generis, haciendo una versión con su impronta de guitarras eléctricas, y África de Toto, tema que se convirtió en un meme viviente e himno de una generación, que antecedido de un “no se inunda más”, terminó de generar un ambiente propicio para la participación y empatía del público. Concluyendo el show, terminaron de presentar el disco con los últimos dos temas del mismo; Escribiendo todo lo que pinta que tiene un carácter más solemne, fue acompañado de una performance de danza de la mano de Natalia, Gala y Tamara, y Yambis que devolvió el ímpetu que venían manteniendo las canciones anteriores. Finalmente Lujo Estéril, el encore, terminó de cerrar el recital, dejando como resultado un concierto de rock redondo y sumamente disfrutable.

Sabot es una banda que se ha ido renovando con los años, un poco a la fuerza y un poco por convicción, y que sigue en pie, creciendo cada vez más, gracias a su facilidad para la comunicabilidad de los conceptos, tanto musicales como ideológicos. A través del rock de guitarras, algo que en el mainstream parece cada vez más arcaico, pero con la búsqueda de timbres actuales que den una vuelta de rosca y una democratización de las voces que impacta, es un conjunto que todavía tiene mucho para dar y hacer prevalecer en el mundo del rock under.

Comentarios

comentarios