Sólo un disco más de Charly García

Por Jeremías Felioga

Hay un dicho que no existe pero que debería existir -y quizás en este acto estemos inaugurando de una vez y para siempre- que dice que no hay nada mejor que un disco de Charly García, excepto claro, otro disco de Charly García.

Partiendo de esa máxima -difícil de refutar para cualquiera que haya posado su atención el tiempo suficiente sobre la obra del autor de discos como Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, Películas o La hija de la lágrima- Random desciende desde las nubes en una limusina celeste para remover en una misma jugada pasado y presente.

 Después de escuchar una y otra vez el primer corte de difusión de Random, La máquina de ser feliz, la sensación que quedaba era que el espíritu hitero de García todavía estaba latiendo ahí. Pero claro, ese es sólo uno -y no precisamente el más notable- de sus atributos artísticos.

Sabíamos gracias a la bendita internet cómo se llamaban las canciones, también que íbamos a encontrarnos con un disco hiperproducido. Lo que no sabíamos era con qué Charly nos íbamos a encontrar. O peor aún: no sabíamos si nos íbamos a encontrar con algún Charly.

La respuesta fue tan contundente como milagrosa. Diez canciones sólidas, cada una con su propio peso, con su pequeña gran alma. Entonces si uno logra correrse de ese pedestal impoluto construido por los discos extraordinarios del Charly de otrora, puede disfrutar de algunas gemas, que hasta hace muy poco tiempo era impensado poder disfrutar.

Están ahí, al alcance de todos, el García cinéfilo insoportable de Ella es tan Kubrick; el eternoadolescente de Primavera; el hitero insuperable de Rivalidad; el cínico perfecto de Otro; el compositor sensible de Lluvia; el fan homenajeador de Believe; el lúcido humorista de Los amigos de dios; el descarnado autobiógrafo de Spector; el  pesimista necesario de Mundo B.

Escuché gente decir: “es sólo un disco más de Charly García”. Y sólo puedo pensar al respecto: ¿qué más podíamos pedir? Es algo así como “es sólo un gol más de Maradona” o “es sólo una película más de Kubrick”.

Comentarios

comentarios

Un comentario

Comentarios cerrados.