Soñar soñar

Por Jeremías Felioga

Fútbol es desde hace más de diez años una de las bandas más enigmáticas de la escena local. Mezcla con ingenio y buen gusto el punk más visceral y el rock experimental más disonante; regalando canciones complejas y hiteras por igual, pero siempre sensibles.

Con la urgencia que caracteriza a las canciones de Fútbol, pero también con ese nosequé distintivo de cada disco nuevo que lanza el súper trío porteño (el quinto de estudio), Favio es un puñado de canciones que van a sonar para siempre en nuestras cabezas.

Desde la tapa, que nos muestra a un Leonardo Favio mitad joven, mitad asesino, pasando por los paisajes porteños, los personajes entrañables (que podrían protagonizar cualquier película del genial director de cine) y los estribillos taladrantes tipo mantra, la banda inclasificable -con baterista cantante, con violín bien al frente y sin bajo- nos regala un álbum maduro y fresco. Y es que Favio está plagado de palabras que se transfiguran, que dejan de significar sólo un algo para ser mucho más.

El violín guitarrero colorea las escenas del disco al tiempo que la guitarra-bajo sostiene una estructura siempre fluctuante y tensa; mención especial para la batería y la voz, que en este disco alcanzan su punto más alto hasta ahora.

La banda conformada por Juan Pablo Gambarini (guitarra), Federico Terranova (violín y coros) y Santiago Douton (batería y voz) vuelve a decir fuerte y claro: “acá estamos”.

 

Comentarios

comentarios