Todo ruido importa porque todo importa cuando ocurre

Por Jeremías Felioga
Arte por Facundo Fernandez Fontana

Haciendo un repaso veloz (y arbitrario) por la historia de los cantantes del Rock argentino, encontramos más tipos que dejaron su sello por estilo que por técnica. Incluso en el bando de los grandes cantantes (Spinetta, Moura, Willy Quiroga, Cerati, etc.). Ocurre que en el ocaso de sus carreras, por lógicas razones (vejez, reviente) la técnica es reemplazada con un estilo personal -marca registrada-. En este sentido, el cantante y guitarrista de T.R.I.P.T.I.C.O. obliga a la segunda escucha. A la ya de por sí compleja amalgama de sonidos que propone el trío, Facundo Fernández Fontana le suma una pluma lúcida y simple. Tanguera y punk.

Aquí y allá / en las manos no hay canciones / Si no estás vos, mi voz se hace un recuerdo / un sonido que no es mío.

Mi Bemol, el primer demo de la banda, resulta difícil de ubicar en un estilo claro. Alice in Chains, en la remera de Kevin Cetto (demoledor baterista), la hermosa portada de Bee Gees´1st en la de David Olivera (bajista versátil) o las letras en llamas de Pez (en su versión de Volviendo a las Cavernas) en el pecho del guitarrista, nos dan solo algunas pistas de las influencias del power trío. Pero sin dudas lo más destacado de la banda está en sus presentaciones en vivo. El Emergente, Bar íntimo y Mvseo Rock son algunos de los lugares en donde la banda (que cuenta con algo más de un año de vida) desplegó su arsenal de canciones furiosas y pensadas. A mitad de año estará saliendo el primer disco (grabado en El Pie, con producción de Gonzalo "Pájaro" Rainoldi) y promete, en principio, darle cuerpo a un algo que ya respira hace rato.

 

Comentarios

comentarios