Tóxico: La road movie que anticipó la pandemia

toxico-943057

Por Jonathan Ehrhorn

Es imposible considerar a Tóxico una película oportunista en tiempos de pandemia, pues su guión se escribió entre 2008 y 2016 y logró estrenarse, pasados unos años desde su rodaje, este mismo 2020. La cinta de Ariel Martínez Herrera destaca por su carácter casi profético, pero también por su valor artístico. En sus ochenta minutos de duración se nos presenta un país y un mundo sumidos en el temor y la incertidumbre (los paralelismos con la vida real son ineludibles) y la historia de un viaje en el que lo conocido se torna extraño.

La película oscila entre la comedia y el drama, con un ritmo solemne (al igual que la música) y planos por momentos surrealistas y por otros llamativamente sobrios; pero principalmente es una road movie con tintes fantásticos. El conflicto externo, la amenaza del virus y el caos que desata, se amalgama con el conflicto interno de la pareja protagonista que huye en un motorhome hacia un lugar más tranquilo. En cuanto a los diálogos, algunos no solo se perfilan como parte de lo mejor de la película, sino que a la vez contribuyen a moderar tanto la tensión dramática como un uso del suspenso que, sin caer en el absurdo, mantiene en vilo al espectador.

Cabe mencionar que la película contó con cinco guionistas (entre ellos, el mismo Martínez Herrera) y el asesoramiento de un biólogo. Si bien no se profundiza demasiado sobre la naturaleza de este virus ficticio, se sabe que causa insomnio en las personas y lleva a paranoicos como Augusto (Agustín Rittano) a tomar medidas extremas de limpieza y cuidado, que lo hacen entrar en conflicto con Laura (Jazmín Stuart), su pareja. El inquietante estado de las cosas no evitará, sin embargo, la llegada de una importante revelación.

En Tóxico, los ecos de la vida real no se encuentran desligados del imaginario puesto en movimiento de una película de ficción. Uno de los aspectos más interesantes de la cinta radica en el peso de las decisiones tomadas por los personajes al abordar este tipo de conflicto. Decisiones en las que entran en juego la confianza y, especialmente, la empatía, sin las cuales se hace difícil para los seres humanos sobrellevar cualquier crisis que se presente.