Un silencioso modo de arder

un silencioso modo de arder

Por Araceli Lacore

Un silencioso modo de arder es el último poemario del poeta salteño Mario Flores. Tal vez el más maduro y voraz. Voraz desde ese incendio personal que se come todo, que arrasa desde la luz. Soy todo eso que titila en el fondo de tu ojo, dice Flores en ‘’Catálogo de pesadillas’’. Ese ojo que ve y que ilumina todo lo oculto, ese todo que habita en el otro y como espejo refracta otra luz. 
 
Después de morir, solo nos queda ser fantasmas dice en ‘’Burbujas’’. Los fantasmas personales rondan por todo el poemario, incendiando e iluminando cada verso. Cada poema tiene un toque lingüístico particular. Flores juega con las palabras sueltas, los silencios y las pausas de un modo audaz, pero claro.
El amor, el duelo, lo oculto, lo que arde en lo profundo, serán los motores en la nave de Flores, que sin duda, despliega toda su poesía en un libro exquisito. Una vez que Un silencioso modo de arder se abre, no puede cerrarse, hasta el final.

Comentarios

comentarios