We are a happy family

Joan Jett de The Runaways, Debbie Harry de Blondie, David Johansen de The New York Dolls y Joey Ramone de the Ramones

En el Centro Cultural Borges se inauguró la muestra Ramones y CBGB - Del Caos a la Cultura, una especie de selección del álbum de fotos de la “familia” punky desde finales de los 70 a comienzos de los 80, según el lente de Roberta Bayley.

Por: José Francisco Caballero

“Venimos a ver las fotos de los tíos”. La frase con la que me saludó Marcelo Pocavida (uno de los pioneros punks argentinos, cantante de Los Baraja y Cádaveres de Niños, entre otras bandas míticas), en la entrada del CC Borges, define a la perfección lo que muchos fuimos a buscar a la inauguración de la muestra en la que Roberta Bayley, recepcionista del emblemático CBGB de New York, trae por primera vez a la Argentina unas decenas de fotos en las que registró la vida de sus amigos artistas, en el escenario y fuera de él, en plena la revolución punk.

Así, podemos ver a Richard Hell, Ian Dury, Sex PistolsThe Clash, Elvis Costello, Billy Idol, Iggy Pop, Joan Jett, David Johansen y, muy especialmente, a The Ramones (su nombre figura en el título de la exposición en parte por ser la banda más retratada y principalmente por la trascendencia que alcanzaron los “monchos” en nuestro país) y a Debbie Harry, la cantante de Blondie (a quienes podremos disfrutar dentro de un par de meses, como parte del regreso del festival Rock & Pop), protagonista de una gran cantidad de fotos, demostrando en todas y cada una de ellas que nació con un carisma digno de ser retratado.

Hay que agradecer a Bayley la inspiración y la viveza de haber notado que lo que se estaba gestando allí merecía ser retratado, ya que, como expresa un testimonio de Richard Hell (líder de The Voidoids y Television) en una de las paredes de la sala, Roberta no era una fotógrafa profesional en ese entonces y, al igual que la mayoría de los pioneros punks, sólo era una joven entusiasta buscando una forma de expresarse.

Por supuesto que no falta “la” foto: la emblemática captura de Bayley que se convertiría en la histórica tapa del primer disco de The Ramones ocupa un lugar destacado, junto al bonus track de otras tomas de la misma sesión. Y tampoco faltan una selección de ejemplares del invalorable fanzine Punk y una coqueta réplica de la fachada del CBGB, para que los visitantes puedan retratarse bajo el toldo que tantas veces vieron en revistas y que ya ni siquiera pueden visitar en New York, desde la desaparición del reducto.

Hay tiempo hasta fin de septiembre para darse una vuelta por el CC Borges (Viamonte esquina Córdoba) y disfrutar de estos testimonios de una cultura que nacía. El álbum de familia espera abierto.

Comentarios

comentarios