Wos en su encrucijada: Reseña de Caravana

wosito

Por Gastón E. Lema

El paso de Wos por el Quinto Escalón estuvo signado por la búsqueda de un flow cada vez más sofisticado sin resignar jamás los punchline agresivos que llevaron a muchos de sus acotes a volverse virales. Luego de lanzado Caravana, en entrevista con Página 12, contará cómo lo incomodan estas rimas, y no es difícil adivinar el por qué: las referencias son generalmente a la dominación y humillación patriarcal del oponente. Este conflicto es el que probablemente mejor sirva de eje para entender el lugar que ocupa el disco.

El punto de inflexión más claro probablemente sea con la rima “miles de familias quedan sin trabajo y otros en sus rimas hablando de fajos” de su colaboración con la banda de rock Banzai a fines de 2017 en donde, usando el clásico beef, intenta delimitarse de sus compañeros del Quinto Escalón. No es casual que se apoye en una banda de rock formada por y para gente más grande para marcar esa diferencia. El tema alterna versos tranquilos que describen escenarios de joda y resaca, pre-estribillos con un claro estilo de rap freestyle y el lugar de un estribillo ocupado por un riff de guitarra (a lo Redondos, que luego homenajeará en el disco con Luz Delito) en compás irregular.

A partir de entonces en todas las presentaciones en vivo en que pudo freestylear, Wos le dedicó al menos una rima al presidente, a los pañuelos celestes, a los fachos, a la policía: al poder. Este camino parece haber pronunciado la diferencia con el resto de freestylers: “me dicen wosito zurdo, es que son todos de derecha”. Incluso su equipo de producción profundizará esa distancia: En lugar de trabajar con beatmakers jóvenes o del under, para sus singles previos y Caravana trabajó con Louta, Ca7riel, beats de Facu Yalve (Evlay beats) y mezclas de Nico Cotton, delatando la relación de Wos con el mundo de los músicos profesionales de generaciones anteriores y estilos más tradicionales (su padre, Alejandro Oliva, es el fundador de La Bomba de Tiempo).

Caravana como unidad representa la voz de Wos en su conflicto: cómo elije pararse desde la posición de ser un joven clase media con consciencia social, tratando de divertirse para llenar el vacío de significado que le ofrece el capitalismo tardío. La patada de Samurai que le daba apertura a Animal (con Acru) se convirtieron en “patadas de Canguro” (hacia afuera) y del enchufe (hacia adentro). En esta encrucijada Wos mira hacia el futuro que tiene detrás, en las plazas, el freestyle y el trap, señalándole a lxs más jóvenes hacia el pasado que tiene delante, en los estudios y grandes escenarios ocupados por bandas de rock en vivo, en las guitarras eléctricas distorsionadas y los punchline agresivos en una voz colectiva contra el poder: “un flow demasiado argentino, demasiado duro para el mal gusto de tus amigos”.

No se legitima en el rock como Ecko diciendo que es un Rolling Stone o Duki diciendo que es un Rockstar, o un Sex Pistol, o que está “demoliendo hoteles como Charly”. Wos directamente se apropia del contenido contestatario de ese género para convertirlo en su status y su ventaja competitiva, su estilo distintivo. El resultado de esta estrategia es que rapea haciendo rock, haciendo pop con olor “post-irónico” a lo Louta, haciendo funk a lo Lo' Pibitos y no le tiene miedo al trap. “No va a bajar” es un buen ejemplo de cómo este género, que hace rimar las palabras consigo mismas, representa el absurdo de nuestros tiempos: el “encontré la llave y me olvidé donde es mi casa” aquí toma forma en “ahora para encontrarme aprendí a perderme”.

Caravana es Wos en estos dos lugares. Se deja entrever cómo trata de mostrarles a las generaciones que vienen que se puede tener un discurso político y comprometido sin perder la onda y que el trap latino no tiene por qué ser lenguaje universal de su voz. Al mismo tiempo, quiere dejar tranquilas a las generaciones anteriores y ese es mi miedo. Espero que la necesidad de una voz joven con compromiso político por parte de las clases medias con cierta conciencia social no se conviertan en una prescripción moral restrictiva o en correción política, sino en un mensaje de aliento, de inspiración. Me gustaría que el deleite de escuchar a los jóvenes queriendo cambiar el mundo no se convierta en el señalamiento de otrxs que, con prácticas novedosas y transformadoras, no están logrando (o incluso queriendo) posicionarse poéticamente en contraposición al poder. Apuesto a que Wos sirva para abrir la cancha de la escena del rap joven mucho más que para dejarnos tranquilxs de que “hay futuro” (el que esperábamos) y teniendo eso en mente celebro Caravana.

ESCUCHÁ CARAVANA COMPLETO ACÁ

Comentarios

comentarios