Yo Yobaca

21268107_10211505911977565_1237009516_o

Todo yobaca sin colina

pregunta: ¿En qué mitín descontrolé

y aparecí con el pulmón a pleno,

si tan válido late el pecho como ayer?

Todos hablan en lenguas

pero nadie me tira la info para salirme.

Soy el yobaca de los puentes invisibles

y mis huestes en alguna parte me bancan

a través de la pared de éste relato.

Con mi dura nalga provoco al dios

y de relincho en relincho soy

la comezón del imperio joya

que se entromete en los asuntos de la mente

y me quiere ver retroceder. Date vuelta,

me dice, date vuelta o so voleta

mas mi nariz no erosionó y mi marca de plebe

sin escudo, compadrea con las fuerzas

en cada estación y no pierde su equilibrio.

Empujado para atrás cual coz el mercado

mi semen guarango lo tiene

a grito de cogote achicharronado

y todos dicen qué grasa. ¿Por qué?

Por no obedecer el apetito del gusano.

Mía es la pampa, chabón, con toda su impedancia

con la infancia infinita

y alquimia sin fondo mi vena no interrumpe

la circulación de los potros que me corren.

La crin enchivada por siempre contra la línea

del hondo mundo no me pesa

soy su soldado y acá siempre estoy

puro y abundante, repartido

por toda la tribu que continuamente amanece

y hace frente a los muchos rayos que amenazan

cualquerear el tesoro que todos sabemos qué,

que todos sabemos cuál.

Poesía por Nicolás Silva
Arte por Brenda Rebuffo

 

Comentarios

comentarios