Zarpado de la cabeza

PicsArt_05-17-11.46.52

Por Nicolás Martín Sassone

¿Adversidades? ¿Sacrificios? ¿Cómo hace alguien para pararse de manos ante la existencia -y aún así sacar fuerzas para vencer- cuando ha recibido tantos golpes?  Y lograrlo. Vencer. Tomarse revancha, levantarse, reinventarse y seguir peleando. Único en su tipo. Este es el vasto universo Roland Kirk. Incasillable. Otra cosa.

Bien. Sabemos que la vida puede ser jodida. Y puede ser grata. Sabemos que la genialidad siempre existió en los seres humanos. Pero una vez hubo un hombre. Rahsaan fue un tipo de Jazz. Gran tipo Rahsaan.

Melodías ácidas, hipnotizadoras, salvajes. Armonías borderline, venenosas, oníricas.

Multinstrumentista frenético, le gustaban los vientos: El saxo y la flauta, también el clarinete. Los tocaba simultáneamente, por la boca, por la nariz, o por las dos al mismo tiempo.    Si buscamos sus fotos o videos, veremos que de su cuello cuelga una correa con 2, 3, 4 o 5 instrumentos, a los que se le sumaba un arsenal de otros pequeños muy peculiares “de bolsillo”.

Nació en Columbus, Ohio, el 7 de agosto de 1935. Nuestro personaje no tendría un camino fácil: Se quedó ciego a los 2 años por negligencia médica. Son cosas que pasan. Son cosas que pueden pasar.

A los 9 años se inició en el estudio de la trompeta, pero se pasó al saxo por consejo del doctor.  A los 12 ya integraba la orquesta de su instituto. Poco después empezó a experimentar el toque de dos saxos a la vez. Antes de cumplir 20 años ya había inventado dos instrumentos: el manzello y el stritch, que más adelante serian parte de su sello. Y comenzó a colaborar con distintas agrupaciones musicales de Ohio.

La primera mitad de la decada del ´60 lo encuentra grabando y tocando junto a Charles Mingus, contrabajista, director de big band y activista por la igualdad racial. Y compartiendo muchas noches en el Ronnie Scott Club de Londres, improvisando, rodeado de estrellas de similar brillo, ganando reconocimiento en el ambiente. Luego, dejó de ser acompañante para hacer su propio camino musical.

La exploración y explotación de los timbres fue una de las marcas de Rahsaan en sus composiciones e improvisaciones, llegando a utilizar muchos instrumentos no convencionales e insólitos. Muchos de percusión. También silbatos, cascabeles, sirenas, timbres de bicis y todo lo que suene. Todo lo que maree.

Parecía un músico sin fondo, tenía una creatividad increíble, un oído insaciable. Usaba una técnica de respiración circular que le permitía ejecutar notas eternas con su saxo, y tocar melodías diferentes a la vez. Claro que también se permitía silencios. Silencios largos... que favorecían a la creación, destrucción y transmutación de climas a su gusto. Free Jazz. Libertinaje en el escenario.

Rahsaan Roland Kirk. American jazz multi-instrumentalist. Known ...

 

“El amor que les enseñaron a ustedes es el amor de las revistas,

 y yo soy un afortunado porque no tengo que mirar revistas”

 

Sus actuaciones en vivo eran un show en todas sus formas. Salía a escena vestido con sus túnicas lisérgicas, sus gafas negras, sus gorros o estrambóticos turbantes, sus instrumentos colgando y su característico morral. Era un cuadro perfecto. Caños resplandeciendo, proporción áurea y libre albedrío. Vanguardia Absoluta.

Cual locutor de radio, se permitía hacer imitaciones humorísticas y parodias políticas provocadoras. No olvidemos que para un afroamericano no era fácil EEUU en aquellos tiempos de tonto racismo.

Hacía lo suyo. Junto a sus compañeros de banda, el frontman Rahsaan y sus relojes humanos. No cualquiera podía seguirle el ritmo.

En 1975, habiendo editado ya 28 discos, sufrió una parálisis permanente en la mitad del cuerpo, que afectó su lado derecho.

¿Qué hizo nuestro amigo? Aprendió a tocar con la mano izquierda, la que le quedaba. Grabó 4 discos más hasta que, dos años después, en 1977 dejó este mundo.

Nuestro hombre superpoderoso de hoy, es un ejemplo de perseverancia. Nada pudo doblegar a este guerrero jazzístico que a fuerza de pasión y en contra de todo pronóstico le hizo el amor a la vida, y dejó su nombre grabado en la música.

Agradecimientos especiales: A uno de los más influyentes en la historia del Rock, el guitarrista Jimi y su Combo Hendrix, por haberse confesado públicamente seguidor del músico Rahsaan Roland Kirk.

 Si no, su servidor no se habría enterado de su existencia, y no podría estar compartiéndole este artículo con ustedes. Y me hubiera perdido de mucho.